Querido diario

by

Por José Manuel Serrano (@JoseManuelSB85)

“Parece que no acierto en nada de lo que hago en mi vida. Unas veces quiero comerme el mundo, otras, sin embargo, termino por caer de rodillas. Me gusta luchar, afrontar todos los desafíos que se me plantean… pero las fuerzas flaquean. No sé hacer otra cosa, resistir y resistir hasta decir basta. Creo que ya estoy bajando los brazos dándome por vencido”.

Es una evidencia el temor del ser humano al fracaso. Seguro que todos nosotros hemos pensado más de una vez que no somos capaces de conseguir lo que deseamos y que no merece la pena ni el intento. Estimados lectores, no puedo negar que el pesimismo me invade por momentos. Por desgracia, nos encontramos en una época en las que las malas artes priman por encima de la calidad y el saber estar. Ir de cara pasó de moda y el juego es más divertido cuando se ridiculiza para hundir al “rival”. Creedme, se consigue.

“Llanto mudo que jamás será escuchado…”

Partía con una clara premisa mi andadura: “Pelea sin dañar a nadie, actúa con conocimiento e intenta ser recordado por lo bueno que dejaste a los demás”. Cada día compruebo que interpreté de forma errónea el papel que me tenía reservada la existencia. ¿De qué sirve portarse bien? ¿Por qué a la gente que hace las cosas correctamente no triunfan? Son preguntas a las que no obtengo respuesta.

Algún amigo entra en la resignación más absoluta para temas de esta índole. Yo, guerrero que soy, no puedo ante las injusticias y los caprichos del destino. Poner una pequeña piedra para cimentar tu futuro y ver cómo en cuestión de segundos, queda completamente destrozada por la avaricia y el egoísmo. ¿He hecho algo malo? ¿Es que nunca puedo irme a la cama con la sensación placentera de orgullo por lo que hago? Unos se empeñan en fastidiar mis acometidas y si os digo la verdad, van a acabar por ganar la guerra.

Amo lo que intento, me emocionan las pequeñas cosas que me suceden diariamente… pero soy frágil, demasiado. Todo el trabajo desarrollado y elaborado durante más de 27 años queda relegado por las risas y la constante sensación de que estoy haciendo el ridículo. Y lo más triste es que terminaré por odiar lo que antes deseaba.

La vida pasa sin que nos demos cuenta. Por ello, tomé una decisión arriesgada hace años. “Ahora te vas a dedicar a lo que tú quieres, no lo que te ordenen. Vales y mucho para esto”. Sigo pensando que es así, que sinceramente hice lo que debía. No obstante, jamás pensé que acabarían por arrancar mis alas, esas que me permitían volar muy alto y no mirar al vacío. Estoy cayendo irremediablemente en las garras de la desidia y de la desesperación.

Seguiré hasta que mi mente diga basta. ¿Por qué no tengo suerte por una vez en la vida? Nadie dijo que fuera fácil y, quizás, solo quizás, me rindo demasiado pronto. Los palos te enseñan a esconderte tras una cortina de inseguridades y rezar para que todo acabe lo antes posible. Este no era yo…

Pd: Son solo pensamientos en voz alta por los que todos hemos pasado en alguna fase de nuestra vida. Espero que reflexionemos sobre lo que merece la pena o no en este arduo camino que nos queda por delante.

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “Querido diario”

  1. Cobachín Says:

    En fin Manu, no me quedan muchas palabras ahora mismo en la mente, muchas menos que sepa expresar en este teclado.
    Sinceramente, quizás sea por empatía, por sentirme identificado, o por momentos acutales, pero la cuestión es que me ha emocionado bastante este texto.

    Ánimo, y mucha fuerza, que se suelen desear en estos momentos.
    Me alegro de volver a leeros chicos!

  2. virginia Says:

    Ya te he felicitado por twitter, pero para mí (cuestión de opiniones) ha sido…¿cómo calificarla? Sí, SUBLIME!!! y se merecía una felicitación en la propia entrada =). En serio, la he leido ya tres veces, y creo que aun caerá alguna más!
    Yo tengo un lema y es que: Hay que luchar uno con todas sus fuerzas por lo que quiere de corazón, pues eso será el billete del tren que nos lleve a nuestra felicidad, y a lo que digan o piensen los demás no hay que hacerle ni caso. Porque vida solo hay una y hay que aprovecharla al máximo.Porque es NUESTRA vida, solo nuestra y de nadie más.
    Otra cosa que me ha llamado mucho la atención es la parte de :
    “Partía con una clara premisa mi andadura: “Pelea sin dañar a nadie, actúa con conocimiento e intenta ser recordado por lo bueno que dejaste a los demás”. Cada día compruebo que interpreté de forma errónea el papel que me tenía reservada la existencia. ¿De qué sirve portarse bien? ¿Por qué a la gente que hace las cosas correctamente no triunfan? Son preguntas a las que no obtengo respuesta.”.
    Mira hasta hace relativamente poco, yo me hacía las mismas preguntas, pero mira, es verdad que a veces ser bueno no compensa, (o es lo que creemos)porque a la larga sí,si hacer cosas buenas por los demás sin esperar nada a cambio te hace sentir bien contigo mismo y te llena por dentro es más que suficiente. Y por desgracia este mundo está muy carente de gente buena… pero en fín ahí ya no vamos a entrar!
    Yo te animo a que PERSIGAS TUS SUEÑOS HASTA QUE TUS FUERZAS DECAIGAN, (si no puedes volar,corres,si no puedes correr, andas, si no puedes andar gateas, pero siempre, siempre luchar!) POR MUY DURO O DIFÍCIL QUE SEA,QUE SIEMPRE TENDRÁS A GENTE QUE TE APOYE EN TODO. y desde aquí te deseo muchísima suerte en todo lo que te propongas hacer en la vida!
    Pdata: Me ha encantado la entrada!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: