El difícil adiós

by

Por José Manuel Serrano (@JoseManuelSB85):

“Soñar… es lo único que hago últimamente. Me despierto en mitad de la noche, sudores fríos recorren mi cuerpo. Los pensamientos me encierran en una cruel vorágine de problemas y mentiras que me llevan por el camino de la desolación más absoluta. Tardía reacción, poca convicción de que un futuro mejor te puede esperar. La adrenalina se dispara por momentos. Sentirse afortunado y, casi sin darte cuenta, las lágrimas brotan de tus ojos para recorrer tus mejillas.

Córdoba amanece una vez más. Estoy dispuesto a afrontar otro capítulo más de mi vida. Paseo por esas calles que me vieron crecer, reír, llorar… Camino sin rumbo aparente bajo el manto de tu bendita gloria. El olor a azahar, fragancia que baña tus rincones, me relaja en esa constante amargura. Mi mirada se clava en el suelo. Soy incapaz de levantar la vista y contemplar lo que me rodea. Hace tiempo que perdí la valentía propia de los críos que se mofan de las desdichas para ganar la batalla a la tristeza. Con el paso del tiempo, uno se vuelve más desconfiado, más precavido y receloso. Ojalá pudiera dar marcha atrás para cambiar muchas de las decisiones que tomé, muchos errores que me dejaron marcado para siempre. Solo tú eres capaz de calmar mi insaciable necesidad. Perderme en tu noche como si nunca te hubiera conocido, admirar tu belleza y que un escalofrío me devuelva el sentido. Tus callejas me guían hacia tu corazón, ese que no para de latir y que por mayo se desata.

El Guadalquivir baña tu ribera, silencioso testigo de tu majestuosidad. El mismo recorrido una y otra vez, la misma sensación que me evoca al pasado. No puedo, no quiero que la magia termine apagándose. Ese grito sin palabras que te deja apesadumbrado. Todas las dudas te asaltan y por mucho que corras, te perseguirán. No puedes huir, es tu destino. El silencio se rompe con el acorde de una guitarra y el continuo manar de esa fuente. No sabes dónde esconderte, ya es demasiado tarde.

Rezo para que la desidia no se haga conmigo. Intento ser fuerte, tomar aire e implantar una falsa seguridad. No soy así. Una timorata sombra del hombre que debía ser, de la persona capaz y loable que aspiraba a todo. La madurez te clava un puñal por la espalda cuando menos quieres. Tu vida da un giro de 180º y nadie te ha preguntado si querías que así fuera. Ser solo un peón más del juego del que todos somos partícipes. Creí que abandonando tu figura llegaría a comprenderlo todo. De nuevo me equivocaba.

En la estación espero el primer tren con rumbo a ninguna parte. La gente pasa a tu lado, pero la soledad es tan grande que te acobarda y cohíbe. Ante la falsa satisfacción que comienza a brotar en mi ser, tu recuerdo se aleja cada vez más, más deprisa. Comienzas a pensar que quizás no era la mejor solución, ¿no había otras vías? Tu mente es un hervidero, un despiadado lugar donde lo malo va desapareciendo a la vez que la tormenta se acerca. Ya no hay marcha atrás. Abandonas a tu familia, tu tierra… Córdoba se difumina entre las montañas y notas que algo va muriendo. Nuevos retos, nuevas personas que conocer. Empezar desde cero.

El florecer de tu historia espera al mundo, convencido estoy de ello. Jamás renegaré de mis orígenes… de mis raíces. Espero volver algún día y que puedas sentirte orgullosa de mí. Yo seguiré llorando como la noche que me tocó partir hasta que nos volvamos a reencontrar. No somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Te perdí, así fue, te perdí y no hay noche en la que no me arrepienta por ello. Te defenderé ante las injurias y cuando menos lo merezcas. Te amaré eternamente. Hazte valer, nunca, jamás te creas inferior. Córdoba, no me olvides… yo no lo haré”.

Córdoba

Córdoba

Etiquetas: ,

9 comentarios to “El difícil adiós”

  1. Teresa Alameda Says:

    Increíble Manu! Qué bonitas palabras!

  2. Irene Says:

    Córdoba, la ciudad mágica donde siempre queda un halo de esperanza que te hace pensar que no es todo tan malo ni está perdido; al contrario, siempre hay un rincón, una palabra, cualquier cosa que te empuja a seguir, a darte otra oportunidad a esta ciudad. La que conoce tus secretos, a la que quieres y de la que te sientes orgulloso.

  3. Cobachín Says:

    Genial Manu. Justo este fin de semana he estado yo por sus calles…me encanta, es una ciudad mágica =)

  4. Rafa Sánchez Says:

    Aquí te has lucido Manu, enorme!! Casi se me saltan las lágrimas…

  5. Carmen Says:

    Precioso. Córdoba es mi tierra natal🙂 Me han encantado, besos.

  6. manolo salgado Says:

    increible jose manuel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: