Mylo Xyloto

by

Horacio Almenara Moral @araburunsabala

Saludos de nuevo, una semana más, a LasPalomasTramanAlgo. A falta de que inventen el lumingo, un día de la semana que nos sirva de tránsito entre el fin de semana y la vuelta al trabajo de los lunes, hoy intentaré haceros pasar un rato entretenido con una crítica de uno de los discos del pasado año, MYLO XYLOTO.

Para quien no lo sepa, MYLO XYLOTO es el quinto álbum de estudio del grupo británico Coldplay, que tras tres años de espera, decidió sorprender al mundo con un nuevo trabajo compuesto por doce canciones y tres introducciones, que a mi parecer, poco sentido tienen.

Nos encontramos ante un álbum colorido y que sigue la senda que ya empezó Viva la Vida and All is friend, que no es otra que la de intercalar canciones épicas con algunas melodías más innovadoras, sin dejar de lado la esencia de los primeros discos de Coldplay, en que la pausa y el sentimiento se encontraban en grandes dosis. La aparición de sintetizadores como instrumento habitual es una noticia de que la banda ha querido cambiar y abrirse a melodías más complejas.

Canciones como Every Teardrop is a Waterfall o Charlie Brown contienen letras pegadizas y sentidas, pero sobre todo, melodías grandilocuentes nacidas para extasiar conciertos nos recuerdan que no sólo la voz de Martin importa en Coldplay, . La participación de Rihanna en Princess of China, además de darle un toque exótico a la canción, conseguirá que si alguien todavía no conocía a Chris Martin y sus compañeros, ahora los conozca de la mano de la artista.

Por otro lado, Up in flames o U.F.O., con su pausa y la sencillez de sus letras nos recuerda a melodías de los Coldplay más sencillos e intimistas, en los que batería y guitarra apenas acompañaban al piano en la base de la voz de Chris Martin. Sencillez pero no simpleza ha sido siempre una de las bazas del grupo; sin embargo, algunas voces ya criticaron el toque demasiado pop de Viva la Vida y han criticado que ese toque sigue existiendo en MYLO XYLOTO.

A propósito del título un tanto incomprensible del disco, mucho se ha hablado, desde que no tiene sentido, para darle un punto conceptual a todo el álbum, hasta que MYLO y XYLOTO son dos personajes de una historia épica en que ambos luchan contra viento y marea por su amor. De un modo u otro, Martin consigue mantener el misterio en el disco desde el principio hasta el final, sin dejar en ningún momento de transmitir el sello de Coldplay. No es fácil evolucionar manteniendo la personalidad, pero el grupo inglés lo está consiguiendo.

La única canción que para mi chirría en el disco es Major Minus, aunque esto es tan personal y subjetivo como el hecho de que Chris Martin se plantee si seguir en el mundo de la música pues piensa que no puede seguir el ritmo de los nuevos “artistas” como Justin Bieber. No es que me disguste la canción, pero creo que el ritmo, al menos en el punto central del disco en que se ubica, no es el adecuado para una canción que quizás podría servir de transición entre unas primeras canciones movidas y otras mucho más pausadas (Hurts Like Heaven y Every Teardrop is a Waterfall y U.F.O. y Up in flames). Demasiada guitarra, o al menos muy repetitiva, sin que aporte ningún sonido que realmente complemente la letra.

Las transiciones no tienen demasiada utilidad en el disco, así que poco se puede decir de ellas, salvo que si faltasen o se añadiesen directamente a las canciones que preceden, nadie lo lamentaría.

Paseándonos canción por canción, y en pocas palabras, decir lo siguiente:

Hurts like heaven muestra a los británicos en su estado puro, rebeldes y llenos de vida, con un ritmo claro y animado, con una letra cuyo estribillo sirve perfectamente de acompañamiento a la música.

En Paradise, el ritmo se torna más pausado, las repeticiones de paradise consiguen que poco a poco la historia avance en fuerza e intensidad, llegando a tener de nuevo tonos épicos. El videoclip, por cierto, una auténtica delicia para los sentidos.

Charlie Brown repite un mismo ritmo que va creciendo, que de pronto por momentos se reduce pero que luego alcanza dosis de himno, para convertirse, a mi parecer, en la canción más conciertera del disco. Acaba así mismo con suavidad, toda una montaña rusa de emociones y ritmos, con una letra sencilla pero poética.

Us against the world tiene probablemente la letra más bonita y sentida del disco bajo mi punto de vista, muy del estilo coldplay en Rush a blood to the head, la voz de Martin en esta canción alcanza gran fuerza sin caer en el estruendo. Una de las mejores del disco, diría.
Every teardrop is a waterfall es el himno del disco, la canción que eleva la música de Coldplay a los cantos de Muse, por ejemplo. Criticada por su parecido en el ritmo con Ritmo de la Noche, es sin duda una de las canciones más pop y disco del trabajo.
Major Minus, de ritmo diferente y parecido a todas las demás, ni la letra ni la música me parece que estén a la altura no ya del disco, sino del propio grupo, aunque tal vez otros no piensen lo mismo.
U.F.O. es otra de las canciones tranquilas y poéticas del disco, con pocas palabras trata de expresar una idea más profunda que un mero estribillo. La música es muy clara y liviana, para nada ornamental, un pequeño lujo entre canciones más grandilocuentes.
Princess of China es otra de las sorpresas del disco, con la colaboración de Rihanna, la mezcla que se consigue puede resultar algo infiel al estilo de Coldplay, pero no puede negarse que tiene ritmo, que los tramos que comparten Martin y Rihanna son realmente buenos y que será uno de los “pelotazos” de los próximos meses, sino, tiempo al tiempo.
Up in flames es, como quizás ya se haya notado antes, mi canción preferida del disco, dice muchas cosas con muy pocas palabras, es muy sencilla pero para nada fácil de apreciar, y creo que su ritmo, sin ser particular, se introduce suavemente en el oído y realmente hace que la música tome nuevos significados que no todas las canciones pueden dar. Una joya que será un clásico.
Don´t let break your Heart, otra canción bonita, muy al tono a la vez movido y a la vez sencillo del disco, su letra no es fabulosa, la instrumentalización tampoco es grandiosa, pero no suena mal, quizás podría aprovecharse más su final, que a mi parecer no es todo lo limpio que podría ser.
Y para cerar el disco, Up with the birds, una canción in crescendo, una primera parte muy liviana, como una pluma, con una letra muy suave y cuidada, y una segunda parte en que la introducción de mucho más ritmo consigue darle un nuevo sentido al disco, consigue que el cierre sea redondo y vivo, sin duda otra de las grandes canciones del disco.
En definitiva, un disco para disfrutarlo, una evolución de los chicos de Martin, con un paso atrás pero dos hacia adelante, pero mejor escuchalo tú, a ver qué piensas.

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: