“Nos hicieron bajar los soldados con metralletas en el Muro de Berlín”

by

Por José Manuel Serrano (@JoseManuelSB85):

Bienvenidos una entrada más a “Las Palomas Traman Algo”. Estamos cerca de la Navidad y os seguimos regalando la entrevista con “Poli Rincón”. La semana pasada, Poli nos confesó que su relación con Iriondo no era del todo buena. Hoy, llega el momento que muchos esperaban: LA SELECCIÓN ESPAÑOLA EN LA VIDA DE HIPÓLITO RINCÓN. Os dejamos de nuevo los enlaces a las anteriores partes de la entrevista:

“La vida me dio un 2 y un 6”

“Si después de dos horas no sabes quién es el pardillo de la mesa, tienes todas las papeletas para ser tú”

“Iriondo me recriminó el intentar marcar un gol”

Ahora sí, vamos a la entrevista:

Mejoraste tanto que llegaste con 27 años a la selección española. Debutaste en el 83 y conseguiste marcar:

Metí dos goles de cabeza contra Irlanda ese día. Luego, a partir de ahí, jugué 22 partidos con la absoluta. Mi gran problema fueron las lesiones. Me quedé sin Eurocopa contra Hungría, tres días antes de empezar. Si hubiera jugado más partidos, seguro que meto más goles. Mi media no es mala. En 22 partidos, 10 goles. Casi un 50%. Estaré seguramente entre los más altos de la selección en partidos y goles. Estaré el cuarto o el quinto de la historia de la Selección.

Y también participaste en los JJOO de Moscú en 1980:

Contra la DDR, que fue la campeona luego. Ese fue nuestro debut, en el Estadio Lenin de Moscú.

¡Vamos, que no hacía frío!

Joder… Rusia habría que visitarla cuando yo la conocí. Era la URSS, muy triste. Tú veías a la gente con una cartulina en la que ponían los días y dependiendo de los mismos, iban a recoger una barra de pan y un par de huevos. Muy, muy triste. Nosotros estábamos concentrados en las Olimpiadas en un piso de 4 dormitorios. Había para 4 familias, en 4 dormitorios. Eso era Rusia, la URSS. El Socialismo Soviético. Cuando ves eso, que la gente está humillada y que su palabra no tiene valor… Yo volví sabiendo lo que no quería para mi país, evidentemente. A nosotros nos llevan desde la Villa Olímpica hasta el Estadio Lenin. Había como unas cuerdas por todo el camino hasta el estadio, todo lleno de militares. Veías a riadas de gente con la cabeza agachadas, no veías nada en el suelo. Nadie hablaba, ningún gesto. Era como si tuvieran que ir al campo para llenarlo por imposición.

Nosotros, después de la inauguración, jugábamos el primer encuentro. Fue una experiencia magnífica. Estuvimos mes y medio allí y fue increíble. Al final, dimos las bragas, los calentadores… no te puedes ni imaginar. Los atletas de los países bajo el influjo de la URSS nos traían bolsas llenas de rublos para que les diéramos nuestros calzoncillos usados. Pobrecitos. Lo único que había en las tiendas eran ropas de color caqui para las mujeres y muy sobrias para los hombres. Cuando nos veían los pantalones vaqueros venían a intentar comprárnoslos. De hecho, nos cogieron, nos quisieron deportar para España. Menos mal que nombraron a Samaranch Presidente del COI. Eso sí, de los atletas no volvimos a saber nada más, no compitieron. Eso no lo quiero yo para mi país.

De la Olimpiada tengo un recuerdo magnífico y nos eliminaron en la 1ª fase. No perdimos ningún partido… y a casa. Contra la DDR, que fue la campeona, ellos jugaban como amateur… ¡pero eran los profesionales! Nosotros no podíamos ser profesionales. Mínimo 21 años para abajo y dos de 23. Ellos jugaban con gente hasta de 30 años. Ese empate en el Estadio Lenin de Moscú… Buf. Estabas en los vestuarios y notabas la tensión. Todo madera antigua, una precariedad… Dios mío de mi vida. Las paredes como alicatadas hasta el techo. De entrar y asustarte vivo. Con todos los policías… Para mi fue un orgullo, hacer el desfile. Suena el himno de España en Moscú.

Otro día fuimos a jugar contra la DDR y teníamos que pasar por el muro. Nos hicieron bajar los soldados con las metralletas. Como en las películas… Nos sacaron todo el equipaje, con las metralletas… En el año 78-79, que íbamos para la Olimpiada. ¡Vaya experiencia!, no se me puede olvidar. Ni mirábamos para los lados. Nos quitaron las revistas, los periódicos… Yo fui con 19 o 20 años… y te entra de todo. Y en medio del muro, nosotros. ¡Aquí nos pegan un par de tiros y nadie se entera!

No tiene nada que ver la sede de esa Olimpiada con la Eurocopa del 84 en Francia:

Si no hubiera sido la final en el Parque de los Príncipes de París, no hubiéramos tenido tantas lesiones como la de Maceda o la mía… no nos gana Francia seguro. Es cierto que Arconada falló en el tanto pero solo pueden fallar los que están allí. Es una jugada desgraciada. Él quiso sacar rápido para salir rápido… y el balón se le escapó. Las lesiones nos lastraron en todo el torneo. Lo importante de aquella cita fue recuperar un poco del crédito perdido tras el Mundial del 82 en España, donde caímos en primera ronda. Llegamos a la Final de la Eurocopa con selecciones como Alemania. Perdimos, pero la gente se volvió a identificar con la Selección.

Miguel Muñoz fue capaz de identificarnos de nuevo con algo a todos los españoles, con la furia, la garra española. El sentimiento, defender los colores… En el Mundial de México hicimos otro gran torneo pero con muy mala suerte.

El penalty de Eloy en la tanda contra Bélgica:

Ese penalty y el partido contra Brasil que nos lo “tangan”. ¿Te acuerdas del gol de Míchel? La pelota botó dentro y no nos dieron el tanto. El cuadro hubiera sido de otra manera para los cruces… Lo importante es que estábamos en el camino y teníamos jugadorazos como el propio Míchel, Butragueño, Francisco… Impresionantes. La cosa ya empezaba a cuajar. Ya teníamos la mezcla de la furia con la calidad era lo que nos hacía falta.

Poli Rincón con José Manuel Serrano

La forma de clasificarse para esa Eurocopa de Francia del 84 todo el mundo la recuerda. ¿Quién iba a poder imaginar una victoria por 12-1 contra Malta?

Hay una cosa que está clara. Daba la circunstancia de que en esa fase de clasificación, Holanda jugó contra Malta en casa el primer partido. Hasta ahí normal. El problema viene cuando el otro encuentro no se disputó en Malta y se jugó en la frontera entre Holanda y Alemania. A nosotros nos mandaron ir a jugar a Malta. Cuando nosotros llegamos el primer día a entrenar, estaban pintando el campo de verde. Le habían echado paja y la estaba pintando para que diera la impresión de campo. Aquello tenía unos agujeros… A Malta no le podemos pedir milagros. A Holanda la permitieron por temas de televisiones y de horarios, por acuerdos con la UEFA, la permitieron jugar en la frontera. A nosotros, sin embargo, nos metieron en el embolado de ir hasta allí. ¡Y las pasamos canutas! Ganamos 2-3.

Holanda jugó en Aquisgrán (frontera entre Alemania y Holanda) el sábado contra Malta y ganaron muy fácil. Gracias a José Ángel de la Casa pudimos ver el partido. Meten 0-6… pero como si hubieran metido 20. Era un cachondeo aquello. Jugaban de tacón, en el área pequeña se ponían a tocarla. Podían haber metido los que quisieran. La aventura para traernos ese vídeo fue tremenda. Nos lo trajeron desde un avión privado, luego en una moto de TVE… y el domingo ya lo estábamos viendo. En aquel momento no existían los medios que tenemos  actualmente. Había que traerlo físicamente.

Viendo el encuentro nos llenamos de moral. Holanda metió 5 en casa y 6 fuera, eran 11 goles. Teníamos que meter 11 goles. Claro, la gente no confiaba. “No se marcan 11 ni de coña”. Puedes meterle 7, 8… ¿pero 11? ¡Ni de guasa! De hecho, Bonello (portero de la selección de Malta) dijo que si le metíamos 11 goles, se retiraba del fútbol. Le libramos de ello porque le metimos 12. Yo estaba convencido de que lo hacíamos. A la mínima que le metamos 5 o 6 en la primera mitad… Lo que no nos esperábamos es que nos empataran el partido, falláramos tantas ocasiones, un penalty, varios palos… Terminamos 3-1 el primer tiempo… joer…

Era cuestión de tiempo, el campo estaba muy pesado. Para ellos era tremendo poderse desplazar. Maceda metió dos goles. No había nadie defendiendo. ¡Solo estaba Camacho allí! Les metimos una gran presión y acabaron desconcertados. Poco a poco, llegaron los goles, el campo se abrió para que la gente accediera… Estaba lloviendo mucho ese día en Sevilla. Todo el mundo recuerda lo que estaba haciendo ese día de diciembre, bueno, todo el mundo que tenga una cierta edad, claro. Yo tenía 28 años.

Se produjo otra vez una unión, una gesta. Nadie nada un duro por nosotros.

Metiste 4 goles Poli:

4… otra vez me equivoqué. De las cosas de la vida, pasas por ahí y fueron cayendo.

Y el balón que lo tienes en tu casa:

Exacto. Me lo podía haber traído… ¡ya os invitaré a mi casa para que lo veáis! Y la camiseta también, la de Malta.

Recuerdo un reportaje que te hicieron en el Benito Villamarín en el que te emocionabas:

¡Y ahora también me emociono! Ha sido el momento que ha marcado toda mi vida. Antes de ese partido ha habido un antes y un después. Ese partido me cambió, pero no solo a mi. Nos permitió tantas cosas… Ir a París, llegar a una final, luchar de tú a tú con Francia… Quizás, entiéndeme que lo digo con toda la humildad del mundo, pusimos una piedra para que llegáramos a lo que somos actualmente: Somos campeones del mundo y de Europa. Lo que nosotros no hemos podido conseguir, lo han logrado ellos. El poder sentir que somos campeones. Además, lo volveremos a ser otra vez.

Yo siento que hemos puedo una piedra en una inmensa playa. Yo me siento así.

¡Hasta lograsteis que José Ángel de la Casa celebrase el gol de manera mítica!

Estaba el hombre… Ha sido la narración histórica, fue puro sentimiento. Le salió del alma. Él se bajó con nosotros al terminar. Todo fue espontáneo, el gallito que le sale con el gol de Señor… Sois muy jóvenes y no podéis saber cómo estaba el país en aquella época. Después del Mundial de España… la gente se desenganchó. Después de ese partido contra Malta, los partidos se jugaban en Sevilla y no perdíamos. Crecía la ilusión. Era el talismán del fútbol. Yo tuve la suerte de estar ese día ahí y marcar 4 goles. No me lo podía ni creer. Yo me lo llevé porque era el partido. De hecho, nunca me llevé ningún balón en mi época. Esas cosas de llevárselo son muy modernas. Si hubiera podido cogerlos, ¡tendría unos pocos en mi casa!

Además firmado por todos los jugadores de ese mítico partido:

Yo no lo he querido tocar. Está desinflado. Tiene una película para que no se le borren las firmas. Tiene 28 años y se le nota viejito. Solo lo he cedido una vez para una exposición pero eso es para mí. Me han ofrecido mucho dinero por él pero no. Es como si fuera parte de mi corazón, de mi sentimiento. Solo existe ese, no hay más. Tuve la suerte de que Santillana, Maceda, Señor… metieran goles con ese balón y meter yo 4. Está guardado en un lugar especial de mi casa, con todos los recuerdos de mi vida deportiva. Yo lo veo y me encanta verlo. ¡Ya no es ni un balón! Me da igual.

El inalámbrico de aquel día estuvo con Miguel Muñoz entrevistándolo mientras el partido seguía en juego. Impensable hoy día:

¡Me acuerdo porque lo he visto más tarde! “Vamos a meter 3 goles más, vamos a meter 3 goles más”. A mí se me subieron los gemelos, bueno, a tres o cuatro. Pedí el cambio y el míster puso a Marcos en mi lugar. Yo estaba abrazado a Miguel Muñoz cuando llegó Alfonso Azuaga, el inalámbrico. Todos juntos celebrando el tanto. De hecho, metimos un gol más, que era legal, pero bueno… daba igual. Lo consiguió Gordillo.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios to ““Nos hicieron bajar los soldados con metralletas en el Muro de Berlín””

  1. “Quitando a mi familia, Paco González es la mejor persona que he conocido nunca” « Las palomas traman algo Says:

    […] – “Nos hicieron bajar soldados con metralletas en el Muro de Berlín” […]

  2. “Javier Clemente se cargó a varias generaciones de futbolistas españoles” « Las palomas traman algo Says:

    […] – “Nos hicieron bajar soldados con metralletas en el Muro de Berlín” […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: