¿Otro camino?

by

Horacio Almenara Moral @araburunsabala

¡Saludos un lunes más! Se acerca la Navidad, y en primer lugar quería anunciar que mis amigos Manu y Ezequiel, junto a un servidor y algún que otro colaborador estamos preparando algo para regalaros por estas fechas tan señaladas, lo comento para que estéis atentos al blog, porque trataremos de sorprenderos con algo parecido a nuestro primer single. Ahí dejo el asunto.
Respecto a mí, resulta que andaba hablando con unos amigos sobre lo mal que está la situación, tanto política como económica, que si vamos a tener que aguantar los recortes que Europa nos mande nos guste o no, que si el Senado tiene menos sentido que la programación de Telecinco, y esas cosas de las que todo el mundo entiende y nadie acaba de poder arreglar.
El movimiento 15-M ha despertado muchas conciencias, muchas opiniones, y cada cual tiene, en mayor o menor medida, una parte de razón. Sin embargo, nada ha cambiado realmente en la gran mayoría de la sociedad, que, adormecida por un estado de bienestar que se limitaba a dar a la gente lo que creían necesitar en lugar de lo que realmente necesitaban, sólo ahora, que ven que el sistema se tambalea, empieza a plantearse otras vías.
¿Realmente podríamos salir de esta “Crisis” dejando de lado a los bancos, eliminando los millones de cargos que sobran, tratando de gestionar los recursos con coherencia y sentido común? Sinceramente cree alguien que el poder daría su brazo a torcer y se dejaría aconsejar por otras voces que no sean la suya propia.
Es complicado, porque en la naturaleza en que el Homo Capitalista nace, crece, se reproduce y muere, enriquecerse es la palabra clave, el poder es el arma fundamental, y el egoísmo el camino más corto a la “felicidad”.
Nada nos va a sacar de esto fuera del guión que ya han escrito las grandes economías del mundo. Estamos ante la prueba de nuestro tiempo, la bisagra que podría suponer un cambio de sentido en el desarrollo del mundo. Ahora que gran parte del mundo se encuentra paralizado ante la falta de perspectiva, es el momento de tomar iniciativas arriesgadas, es el momento de que un Watt descubra una máquina de vapor, de que un Picasso revolucione el arte o de que un Luther King cambie de ideas a la sociedad.
La sociedad ha sobrevivido a sí misma y sus transformaciones en otras ocasiones, sin embargo, fue así porque el poder se imponía por la fuerza y toda fuerza acaba siendo derrotada. Ahora el poder en muchos países es elegido por la sociedad, y eso le da una fortaleza mayor de la que tendría una dictadura, la legitimidad de representantes de la Unión Europea no puede ponerse en duda, aunque no tanto así su representatividad. Se vuelve complejo cambiar el sistema porque hay tanta gente a la que le interesa que el mismo sobreviva para seguir aprovechándose de él, que nos encontramos en un dilema ético.
¿Unirse al sistema y aprovecharse de él o tratar de luchar contra viento y marea por un cambio que tal vez llegue cuando uno ya no esté? La lógica en que hemos sido criados hará a muchos defender al sistema como si fuese su propio hijo, la educación que hayamos tenido bien puede hacernos dudar del modo en que funcionan las cosas.
Los bancos serán hoy salvados, tantas veces como haga falta, los altos cargos serán cambiados de nombre, pero permanecerán ahí, los medios de comunicación, las agencias de calificación, los mercados y tecnicismos económicos que hoy enredan al ciudadano de a pie son y serán los actores de esta crisis, y será superada, pero sólo de ese ciudadano depende que al finalizar la película, viendo el fracaso que trajeron esos actores, puedan cambiar las reglas del juego.
No hablo de declararle la guerra al sistema, ni de boicotear nuestro propio futuro, porque el problema realmente no es económico, aunque resulte difícil verlo y aceptarlo, el problema es la actitud social. Y eso no se cambia cuando las cosas van bien, se puede cambiar ahora, con la educación, con la introducción de valores que puedan convivir con la superación, la ambición y las aspiraciones, pues también es saludable ser honesto, solidario y sensato, e igualmente estos llegan lejos si su voluntad no se rinde ante la adversidad.
Pero el estado de bienestar, creación capitalista por excelencia, ha supuesto la práctica extinción de la crítica social, así como lo hizo el comunismo, cuando lo que debe buscarse es un sistema que se adapte a las personas, ahora que ha quedado demostrado que el sistema que adaptó para sus objetivos a la gente ha resultado fracasado.

“Creo en la victoria, no ya en las armas” J.K.K. Tolkien

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: