Entre Ibuprofenos y Copas

by

Por José Manuel Serrano (@JoseManuelSB85):

¡Estamos de enhorabuena! España ha conseguido su 5ª Copa Davis este fin de semana tras ganar a Argentina en la gran final de la Cartuja. Lo fácil sería escribir una entrada alabando el juego de “La Armada” y el pundonor de Juan Martín del Potro. Pues no. Nuestro objetivo es innovar. Por ello (y porque no teníamos presupuesto para ir a los partidos) decidí seguir a la selección por distintos puntos de la capital andaluza. Si queréis saber los resultados de tal aventura, ¡seguid con nosotros! Bienvenidos un miércoles más a “Las Palomas Traman Algo”:

Cuando vives en una ciudad como Sevilla sabes que cuentas con más posibilidades de poder “empaparte” con un acto de tal calibre. Por desgracia, no pude asistir al ambiente previo de la Semifinal en mi Córdoba natal y no iba a perder la oportunidad una vez más. Así pues, me puse en contacto con Horacio para ir al Hotel Meliá Colón e intentar conseguir alguna foto con los protagonistas. “Manu, mañana a las 8 vamos y estamos atentos a cualquier cosa que suceda”.

Jueves 1 de diciembre:

Me despierto con la maldita alarma del teléfono. Quizás sea el sonido más odiado del planeta Tierra. Al momento me llega un mensaje de Horacio: “Oye, que al final no voy a poder ir”. Total, te vuelves a tumbar, miras al techo y te preguntas: “¿Voy solo o sigo durmiendo en esta cama tan ternita y calentita?” Antes de que las sábanas me atraparan, me levanto rápidamente y me preparo para la odisea. Uno no es consciente muchas veces de que en Sevilla puede hacer mucho frío… y encima tan temprano. Congelado, llego al lugar de residencia de los jugadores. No hay ningún movimiento, ni seguidores, ni policías… por lo que empiezo a sospechar que ya se habían marchado. Y efectivamente, el chico se seguridad me confirma que justo hacía 10 minutos desde que levantaron el campamento.

Si algo positivo se puede sacar de esta situación (que no sea repetirte una y otra vez “me tenía que haber quedado en la cama”) es que no eres el único que la sufres. Tuve la suerte de conocer a Saúl, un joven estudiante malagueño que ansiaba fotografiarse con sus ídolos. Me comentó que en el Lope de Vega se va a realizar el sorteo para el orden de los partidos del viernes y que iba a irse hacia allí. Como no tenía nada mejor que hacer hasta la hora de clase, me marché con él. Conversando durante el camino, me hizo comprender que el tenis puede estar al mismo nivel que el fútbol o el baloncesto. Había estado unas semanas antes viendo el partido entre Rafa Nadal y Federer en el Torneo de los Maestros con su pareja. Imprimía tal pasión a sus palabras que llegaba a engancharte con todo lo que te contaba. Desde luego, personas como él son las que hacen que merezca la pena estudiar periodismo. Su pasión y devoción por este deporte debe quedar reflejada… y para eso estamos nosotros.

Rafa Nadal entrando en el Lope de Vega

El Teatro estaba lleno de seguridad. Quisiera dejar constancia del gran trabajo del cuerpo de policía y del buen trato que en todo momento dieron a los presentes. Saúl y yo nos situamos y esperamos a que el reloj marcase las 12 de la mañana (hora del sorteo). Poco a poco, llegaron aficionados argentinos que habían “saltado el charco” para asistir a la Final. El “buen rollismo” fue la nota predominante durante todo el fin de semana y pudimos asistir a varios momentos distendidos entre seguidores. Como nos imaginábamos, del Lope de Vega lo único que íbamos a sacar era un resfriado de un par de narices. Nos plantaron delante las furgonetas oficiales donde llegaron los tenistas y no se detuvieron con los que estábamos presentes. Eso sí, gran detalle de Toni Nadal y Alberto Berasategui en salir por la puerta principal y fotografiarse con todo el que quisiera. Muy desilusionados, decidimos marcharnos del lugar no sin antes quedar para ir el viernes temprano de nuevo al hotel. La cosa iba a ponerse poco a poco interesante.

Viernes 2 de diciembre:

Avisé a mi amigo Pablo Pozuelo para que viniera con Saúl y conmigo a las puertas del fortín español. El trianero no había descansado nada después de salir el jueves por la noche. Sin dormir, estuvimos esperando durante un par de horas a que el milagro sucediera. Pero todo estaba en nuestra contra y la lluvia hizo acto de presencia, terminando por minar completamente nuestra moral. Apiñados tras las vallas y los malos modales de los botones del hotel, esperábamos a Nadal y compañía para lograr algo de ellos. Una foto iba a ser imposible… pero había que probar con los autógrafos.

Comenzaron a salir muy concentrados todos ellos. Fernando Verdasco pasaba delante nuestra como si con él no fuese la cosa, lamentable. El único que se detuvo a firmar un par de folios fue el gran Rafael Nadal. Y… sí, uno de ellos era el mío. Pablo se peleaba con mi cámara para conseguir alguna que otra foto mientras yo le pasaba el papel también a Albert Costa dentro de la furgoneta. Algo es algo (it´s something). Aquí pensaba que mi encuentro con ellos iba a concluir. Estaba totalmente equivocado.

Autógrafo de Rafa Nadal

Domingo 4 de diciembre:

Quedé con Aitor Cabero y David González para hacer un trabajo de Diagramación de la Facultad. Nos compramos unas pizzas y decidimos ver el partido entre Del Potro y Rafa que se antojaba decisivo. Poco a poco, el juego de ambos no nos dejó otra opción que “abandonar” la tarea para disfrutar del espectáculo. Más tarde, nos fuimos al Rincón de las Caipirinhas con Pablo y Kadú. Recibí una llamada de María Deltoro que me ponía tras la pista de la celebración de los jugadores. “Están en el Abades, ¡en Triana!” Miré a Pablo y comenzaba otra noche de locura y sordidez.

Tengo la verdadera suerte de vivir a 2 minutos del restaurante. Está situado en la calle Betis. El domingo agotaba sus últimos instantes y la gente quería aprovechar la noche sevillana. Pablo se marchó a su casa prometiendo volver más tarde. En este instante, todo iba a cambiar. Una chica salía fuera para preguntar a los vigilantes de seguridad si tenían alguna aspirina. Al parecer, uno de los jugadores no se sentía muy bien y necesitaba una pastilla para el dolor de cabeza. Me acerqué y comenté que vivía muy cerca y que podía llegarme al piso a coger una caja de Ibuprofeno para ellos. Los vigilantes se miraron sorprendidos. “Hombre, si lo hicieras, nos harías un gran favor”. Antes de terminar la frase, ya estaba corriendo por la calle Troya para llegar a Pureza lo más rápido que podía.

Volví y entregué la caja a los de seguridad. Después de unos minutos, me la devolvieron dándome las gracias. De repente, apareció un hombre que me empezó a preguntar sobre lo que allí acontecía. “¿Estás esperando a los jugadores? ¿Cuánto rato llevas aquí?” Tras responderle, me dijo: “¿Quieres entrar en El Larguero?” Sabiendo que Yago de Vega estaría presentándolo, un “SI” rotundo pronuncié. Os dejo el enlace al mismo por si queréis escuchar la conversación con el periodista vasco (minuto 9:00).

http://www.cadenaser.com/deportes/audios/larguero-parte-4-12-2011/csrcsrpor/20111205csrcsrdep_4/Aes/

Llamé a Pablo para que volviera inmediatamente. Mientras le esperaba, un chico se acercó y entablamos conversación. También tenía la ilusión de hacerse una foto con los tenistas. Se llamaba Rafa y era de Montoro (Córdoba). Siendo paisano, toda ayuda que pudiera ofrecerle iba a ser poca. Él traía su movil para hacerse fotos. Yo tenía mi cámara dispuesta y me dijo que si no me importaría fotografiarle con los jugadores. Es imposible negarle algo a un cordobés (para que luego digan que tenemos muy mala “follá”). Pozuelo apareció sorteando los coches que estaban aparcados en la calle Betis. Los tres teníamos la difícil misión de conseguir cuantos más recuerdos, mejor.

En esa larga espera, hicimos buenas migas con un grupo de seguidores argentinos que estaban apurando su estancia en España. Discutíamos sobre quién era mejor: Messi o Maradona. Entre “boludeces” y “tonterías”, conocí a José Antonio. Era uno de los empleados de seguridad del Abades. Muy encantador y atento, me prestó su libreta para que me firmaran los jugadores en ella. Me pidió que, si podía, le consiguiera algún autógrafo. “Nosotros tenemos que vigilar… pero es que todos somos personas”. Sé que es muy difícil que lea esto algún día pero… muchas gracias por todo.

Rafa y yo junto a Feliciano López

Los invitados iban saliendo y la figura de Carlos Moyá se acercaba a nosotros. Le pedimos un segundo para hacernos una foto y nos dijo con total amabilidad que le diéramos un instante. Se lo concedimos porque fue muy correcto. Ese “instante” se convirtió en un nunca increíble… sobre todo cuando cogió el coche y desapareció rumbo a Antique junto a su mujer Carolina Cerezuela. Muy mal gesto. Feliciano López salía cansado y sin ganas de mucha fiesta. Pasaba de largo hasta que Rafa dijo: “por favor, llevamos aquí una hora y media”. Se dio la vuelta y aceptó hacerse la foto con nosotros. Pablo fue placado por los escoltas al mismo tiempo que intentaba explicar que venía con nosotros. Al final le dejaron entrar donde nos encontrábamos y seguimos con la labor.

David Ferrer, muy atento, me firmó el autógrafo para José Antonio y se hizo fotos con los tres. Fernando Verdasco volvió a pasar como si no hubiera nadie a su alrededor. Una persona muy cercana a mí le cataloga como “Mierdasco”. Después de todos los feos que me ha hecho en estos días, le doy toda la razón del mundo”. Rafael Nadal, rodeado por 20 personas, no se detuvo. Es comprensible, no se le puede decir nada al campeón. Estaban allí para disfrutar del momento y bastante ya tenía de él. El autobús aparcó en la Plaza Cuba y los jugadores fueron subiendo uno a uno. Pudimos hacernos fotos con todos los argentinos. Del Potro, Mónaco, Nalbandián (y su cara de asco). Muy afables y correctos ante nuestras acometidas.

Para terminar la noche, el Presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), José Luis Escañuela, accedió a concedernos una entrevista que, si Dios quiere, Pablo Pozuelo se encargará de realizar.

Con Pablo Pozuelo y Marcell Granollers

España es pentacampeona de la Copa Davis. Ha vuelto a hacer historia con jugadores irrepetibles. La afición ha vibrado en todo momento con ellos… y este humilde estudiante de periodismo ha intentado traeros lo que allí vivimos de la mejor manera posible. La semana que viene, volveremos con la tercera parte de la entrevista a Hipólito Rincón. Gracias por estar con nosotros.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

11 comentarios to “Entre Ibuprofenos y Copas”

  1. Mis diez del 2011 « Las palomas traman algo Says:

    […] -“Entre Ibuprofenos y Copas” […]

  2. rambalba Says:

    que güevooos!

  3. Andreia Mihaila (@Andreia_Mihaila) Says:

    Great article! Lots of field work🙂 but with great satisfactions!It was a pleasure reading these lines & I loved the title! I’m very pleased that I found it! Keep it going!

  4. ezmaho Says:

    Muchísimas gracias a todos. De verdad que siento mucho orgullo por las palabras que me dedicáis. Así da gusto. Un abrazo muy sentido desde la Comunidad Valenciana!

  5. Juan Manuel Says:

    Una vez más divertido, con tu toque personal que hace q no podamos dejar de leer desde la primera hasta la última línea. Enhorabuena también por conseguir esas fotos tan difíciles gracias a la constancia y buen hacer de un futuro gran periodista. Un abrazo fenómeno.

  6. Andres Says:

    Muy muy bueno Manu. Me alegro de que consiguieras los autógrafos y las fotos. Constancia y trabajo! Enhorabuena y a seguir así, que engancha tu lectura. Un abrazo

  7. saul Says:

    que grande manu! De verdad, me has tenido enganchado en todo momento a la historia. Ojala algun dia pueda leer articulos tuyos en algun grzn periodico deportivo. Enhorabuena crack!

  8. JoseRUJULA Says:

    Me alegro por vuestro trabajo….necesitamos gente asi, felicidades………..por cierto, ¿pronosticos para el clasico? un abrazo a todos.

    • ezmaho Says:

      Muchas gracias a Mariano y a Jose. Pues… Jose, ya sabes que me gustaría una victoria blanca el sábado. Lo mejor que nos podría pasar es que el Córdoba ganase en Tarragona. Luego, que Dios reparta suerte. Confío en un 2-1 para el Madrid.

  9. MMNogales Says:

    Graaandes!!!! Yo también estuve el domingo en la puerta de Abades y le grité en la oreja a Nadal y a Feliciano jajajajaja ¡Enhorabuena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: