Carta a un asesino

by

Por José Manuel Serrano (@JoseManuelSB85):

Ahogando te encuentras las lágrimas entre centenares de botellas vacías. La cabeza pierde su sensatez, tu cuerpo maldice cada gota que has probado. Sientes el paso del tiempo, el daño de esa losa que te aprisiona hacia una época en la que todo fue mejor. Miras al techo con los ojos más preocupados de emborronar lo que ves que mostrarte la claridad de las acciones que acometes. Notas la presencia de los demás a tu alrededor pero te sientes completamente solo. “¿Para qué escuchar las mismas tonterías? ¿Por qué mi mente retorna a ese momento que quiero borrar?” Tu vida ha perdido cualquier valor que atesorara.

De vuelta a casa nada cambia. Tus recuerdos ganan la batalla a Morfeo y te preparas para afrontar otra interminable noche en vela. Todo pasa muy deprisa. Un escalofrío recorre tu espalda mientras no eres capaz de ponerte en pie. Estás exhausto, inmóvil. Te ríes de manera trágica, no te reconoces. Tus sueños salieron volando el día que comenzaste a perder el juicio. Cierras el puño con fuerza deseando gritar y olvidar… pero nunca te perdonarán.

No puedes creer lo que hiciste, no eras tú. El mayor castigo con el que te ha pagado la sociedad es con el incesante goteo informativo. Apareces en todos los medios. La poca gente que te apoya sabe que estás perdido, no mereces la pena. ¿Crees que estás pasando un calvario? Un juicio paralelo se abre y te reencuentras con tu realidad más recóndita. Lloras al tiempo que contemplas tu rostro en el espejo. Aquel día no contabas con que tu maldad llegara a tal extremo. Niegas lo evidente, silencias los ecos de esos gritos de niña que te amargan cada segundo de existencia.

Tus lacayos se rebelan y te encuentras entre la espalda y la pared. “Confiesa, será lo mejor”. “¡Jamás, fue un accidente!”. “Debes confesar”. Has quitado una vida con tus propias manos, te avergüenzas de ti mismo. Chulería, prepotencia, violencia… lo tenías todo para acabar mal. ¿Por qué te la llevaste? ¿Qué te impulsó a hacerlo? Tú y solo tú eres el culpable. La palabra arrepentimiento no está en tu vocabulario. La libertad de la que gozas es relativa. Te sientes como un pájaro en una jaula. Puedes ver el mundo que te rodea… pero no escapar. Tu gran problema es que pasaste de ser humano a convertirte en un monstruo. Pruebas a rezar lo que sabes, recurso de cobardes. Tienes miedo, la oscuridad te ha invadido. Ya nada ni nadie podrán salvarte, estás perdido.

Caminas por la calle y sientes las miradas acusadoras de aquellos que quieren acabar contigo. Comienzas de nuevo a escuchar las voces que retumban sin cesar en tu cabeza: “¿Por qué lo hiciste? ¡Era solo una niña! ¿Quién te dio derecho para jugar a ser Dios?” Han pasado tres años, pero tus actos te han condenado eternamente. ¿Acaso llegaste a pensar en esos padres que sufrirían? Una familia que aún sigue esperando el milagro de ver a su hija aparecer sana y salva. Una familia que llora por no poder abrazarla, por no tenerla en su seno. Una familia que murió el día que le robaron su mayor tesoro. Una familia perdió la vida por tu culpa.

Con tu acto cruel has unido a todo un país que aboga porque se haga justicia al fin. La figura de esa joven es llevada a los altares… y a ti todos te maldicen. Marta vivirá eternamente en los corazones de aquellos que siempre la tienen en su memoria. Marta ha conseguido que “todos seamos ella”. Marta sonríe y protege a sus seres queridos allí donde se encuentre. Marta te dirá, con voz temblorosa, toda tu vida: “Miguel, yo te quería”.

Todos somos Marta

Pd: Esta carta contiene el sentir de la sociedad española. Las palabras que expreso en la misma están pronunciadas por millones de personas que lloraron la desaparición de Marta del Castillo. Ahora, deseamos que los culpables paguen por ello. Nunca podremos recuperarla, pero su espíritu no ha muerto. Todos somos Marta.

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “Carta a un asesino”

  1. lorena Says:

    Increíble, no tengo palabras…sin duda has reflejado todo lo que pensamos aquellas personas que sentimos muy mucho la pérdida de Marta…Justicia ya!!!

  2. Rocío Sánchez Says:

    Precioso Manu.

  3. Blanburi Says:

    Se me han puesto los bellitos de punta, siempre he vivido el tema de Marta del Castillo desde el punto que le dan los medios de comunicación y leerlo en palabras así, expresadas en una carta cargada de sentimientos me impresiona.
    Bien😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: