Debate 2011: Yo de ti y tú de mi

by

Horacio Almenara Moral @araburunsabala

Saludos de nuevo al blog, un martes más, este cargado de actualidad política. Hace escasos minutos, ni siquiera horas, y ya vamos a analizar el debate que esta pasada noche ha tenido lugar entre los dos máximos aspirantes a Presidente del Gobierno en las Elecciones Generales del 20 de Noviembre próximo, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba.

El debate ha resultado similar a sembrar trigo en tierra salada, estéril. Y ha sido así, porque por las casi dos semanas que aún quedan para las elecciones, la omisión de al menos los candidatos de otras tres fuerzas políticas relevantes (Izquierda Unida, Partido Nacionalista Vasco y Convergencia y Unión) y el excesivo encarcelamiento de los tiempos, formas y temas que debían tratarse.

Los dos candidatos, frente a frente

Para resumir, que si en un debate queremos ver a dos políticos peleando por dejar claras sus ideas, defender sus acciones y dar muestras de un carisma propio, más nos valdría haber cambiado de canal y habernos marchado a un debate de Gran Hermano, pues el debate ha sido tan light que el moderador ha intervenido en un par de ocasiones, y más para recordar que seguía ahí que porque fuese realmente necesario. Así están las cosas en esta España, todo es tan previsible y tópico que no queda tiempo para que salte la liebre.

Respecto a vencedor y derrotado, primero me pregunto algo, ¿acaso el resultado de esta incógnita altera la ecuación electoral? La única duda que queda por resolver de aquí a  12 días es si el Partido Popular tendrá mayoría absoluta o simple, y cómo de grande será el batacazo del Partido Socialista. De nuevo les digo, así están las cosas.

Tenía yo la fe, como buen joven que soy, de que se mencionaría el Movimiento 15-M, que algunos insisten en decir que representa a la sociedad. Obvio que no ha sido mencionado, a nadie le interesa molestar a la gran mayoría de la clase media, a esos 20 millones de electores que se llevarán si o si PP o PSOE, así que mejor omitir temas peliagudos. Ni Rajoy quería perder un voto sacando a colación un movimiento que, a mí no me engañan, mira más a la izquierda que a la derecha; ni Rubalcaba se ha tomado la molestia de hacerlo porque pensaba que hablando de otros temas podría sacar más votos de otras clases con más peso electoral (como la tercera edad, que si ha tenido tiempo para si).

Me he divertido, al menos los primeros 40 minutos viendo como Rubalcaba hacía aspavientos y demostraba conocer al dedillo el programa de Rajoy (el suyo lo conoce también, pero ya lo presentará otro día con más tiempo) y como el gallego tiraba de apuntes (muy mala imagen por cierto eso de mirar constantemente a sus notas) y datos para destacar una realidad, que el Sr. Rubalcaba ha tenido tiempo de sobra para evitar los fracasos y no ha actuado hasta ahora.

Mención especial para la economía, preocupación principal de los españoles.

El bueno de Rajoy no ha dado datos claros de lo que piensa hacer. ¿Saben por qué? Yo creo que porque sus medidas, aunque acaben siendo efectivas (eso todavía no se sabe), resultaran impopulares, y ya habrá momentos de mosquear al electorado (concretamente, cuando este ya haya votado). Rubalcaba se ha defendido como gato panza arriba ante las evidencias: siete años de Gobierno que acaban con 5 millones de parados no son una buena baza, ni la idea de que la Unión Europea le de a España dos años de intereses bajos para recuperarse (es un acto de fe excesivo). Total, que Rubalcaba propone que el Estado debe tirar del carro, reconoce de puntillas errores a la hora de ver venir la que nos está cayendo (eso al menos le honra) y ataca la ambigüedad de Rajoy, que simplemente se dedica a recordar que no hará lo que ha hecho la izquierda, gastarse lo que no tenía. Austeridad frente a intervención pública, dos modelos que si algún día fueron opuestos, hoy son similares en su fondo aunque diferentes en su apariencia.

En la parte económica Rubalcaba se ha mostrado más agresivo, ha tratado de atacar, de interrumpir en alguna ocasión a Rajoy, que bien por educación, bien por cautela, no ha entrado al trapo en ningún momento. Lo dicho anteriormente, un debate light, uno hablaba, el otro escuchaba, y viceversa, y cuando alguien se salía del guión, pronto las aguas volvían a su cauce. A Rajoy no le interesaba pelear por votos, pues tiene asegurados un buen puñado, y Rubalcaba poco puede hacer con una mochila llena de ladrillos (o fallos) de su anterior gestión.

Porque una cosa quiero dejar clara, si a Rajoy se le puede reprochar su ambigüedad, a Rubalcaba hay que echarle en cara algo peor, su desfachatez al lavarse las manos en muchos asuntos como si él no hubiese podido actuar hasta ahora que es candidato.

Me ha llamado mucho la atención también lo mucho que han hablado el uno del otro, es más, creo que ha sido un debate inútil por eso, ¿pues de qué nos sirve al conjunto de la sociedad que Rubalcaba nos diga que Rajoy no tiene programa y que este le diga que el PSOE ha dejado a España en la ruina? De nada, eso ya lo sabemos nosotros sin que nos lo expliquen. Y ahí está el problema.

La clase política ha dejado de ser parte del pueblo que busca representar al pueblo para ser una clase elitista (volvamos a la Grecia clásica) que trata a la mayoría como niños a los que educar mecánicamente, a los que castigar cuando sea necesario y a los que sólo hay que dar explicaciones cuando…no, mejor nunca, verdad señores Blanco, Camps, Fabra, Chaves y un largo etcétera.

Sólo una cosa me ha dado realmente miedo, y ha sido el arrebato de sinceridad del señor Rubalcaba, que ha declarado en el tramo final del debate lo siguiente:

Hay dos posibles gobiernos.

Bipartidismo declarado, es triste, es real, es lo que nos hemos ganado y es lo que nos toca soportar de momento.

No quiero analizar punto por punto el debate, que aunque haya tocado temas importantes, ha dejado muchísimos en el tintero, porque hablar de infraestructuras, de corrupción, de una nueva ley electoral y de la situación de España en el mundo han quedado en el tintero, pero me gustaría destacar las maquiavélicas intenciones de los candidatos.

Tras muchos meses, incluso años acusándose el uno al otro, han querido terminar el debate haciendo hincapié en su intención de dialogar, de tender la mano al rival, ya sea en el Gobierno o en la Oposición, en un tema tan importante como es el terrorismo, que ahora está de enhorabuena, pues parece que se encuentra agonizando. Parecer bondadoso e incluso clemente con el contrario justo en la parte final, cuando el pescado está vendido y sabiendo que sólo suele recordarse el final es lo más cercano a tratar de engañar al público, a una sociedad que ha visto como una y otra vez, en temas tan esenciales como la educación, nuestros políticos no han sido capaz de sentarse en una mesa a hablar, aunque sea durante semanas, y llegar a un acuerdo.

Y así pasó el debate que queríamos, y dentro de diez días poco se recordará de él, y la influencia en el devenir de las encuestas y cábalas será escasa, pero como algún emperador romano diría, si el pueblo pide pan y circo, aquí tuvieron circo, ojalá alguno de los candidatos consiga dar lo que realmente Roma (España, no se me pierdan) necesita, pan.

Por cierto, se habrán dado cuenta de que no he mencionado a vencedor y perdedor, para esto ya lo vaticinó Manuel Azaña, presidente de una república en ruinas: Gane quién gane, pierde España.

Etiquetas: , , , , , , , ,

3 comentarios to “Debate 2011: Yo de ti y tú de mi”

  1. Gamero ( @gamerooo ) Says:

    Buen trabajo horacio un “resumen” muy bueno….

  2. Cobacho Says:

    Ni 20 minutos duré viendo el “Dewater”, justo lo que duraba el primer punto a debatir, economía y trabajo. En cuanto vi que uno preguntaba, y el otro en lugar de responder se dedicaba a recordar los fallos del otro durante estos años (como si no nos los conociéramos ya) decidí dejar de perder el tiempo con la televisión, y perderlo en internet como de costumbre.
    La que se nos viene encima no es normal, como ya dijo Azaña, y citaba el título de una película americana (Alien vs. Predator): “Gane quién gane, perderemos nosotros”.

  3. Voro Dasí Domingo Says:

    muy acertada la cita de manuelín!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: