¿Ciudadano “Kien”?

by

Horacio Almenara Moral

¡Saludos de nuevo! Tras varios meses con el blog y las ideas en el tintero, al fin nos hemos decidido a volver a escribir, y esta semana volveremos a publicar regularmente. No quiero alargarme mucho en los motivos por los que dejamos de escribir, más falta de tiempo que de ganas, ni tampoco quiero adelantaros las ideas que tenemos en mente, pero para ir abriendo boca, comenzaremos a escribir desde ya, esperando entreteneros e informaros en la medida de lo posible.

Andaba preocupado por no dar con un tema adecuado para volver, pero ayer una recién nacida filipina, de nombre Danica Mae Camacho,vino con una noticia bajo el brazo, resultaba ser la persona 7.000 millones de este planeta Tierra.

Danica Mae Camacho

Se dice pronto, pero realmente impresiona la cifra. Desde el año 1800 al año 2000, la tierra pasó de casi 1.000 a 6.000 millones de habitantes, pero es que en tan sólo 11 años hemos alcanzado los 7.000 millones. Las cifras son impresionantes, cada vez somos más y de momento las cifras no se estabilizan.

Danica probablemente tenga una buena vida, pues dadas las excepcionales circunstancias en que nació, no le faltará de nada, pero nació en un país, Filipinas que está en vías de desarrollo (a camino entre el primer y el tercer mundo), y así, muchos cientos de millones de personas viven todavía hoy.

Porque la Crisis que vive el mundo Occidental, la vanguardia económica de la Tierra no es nada en comparación con la vida que todavía llevan una gran mayoría de los habitantes de nuestro planeta. Debería resultar espeluznante saber que más de 4.000 millones de personas, casi 2 de cada 3, viven con menos de dos dólares al día (lo que te gastas en una caña). Pero el problema va más allá del dinero, siempre va más allá, porque el dinero no lo es todo, aunque sea indispensable.

La Civilización que países como España, como Estados Unidos o como Alemania representan se dedica a encasillar en cifras sucesos trágicos día a día, como que la malnutrición sigue afectando a unas 1.000 millones de personas.

Imagina eso, imagina a tu hermana, a tus padres y a ti pasando hambre, y ahora, imagina que todo tu pueblo lo hace, y ahora imagina que como ese pueblo de dos mil familias que mueren de hambre, hay 10.000 pueblos así. Es sobrecogedor, pero nos hemos hecho a la idea de vivir en las cifras.

Y no es sólo eso, seguimos sin alcanzar la fundamental, la base sobre la que cimentar una civilización que sea sostenible.

El derecho y la disposición de participar en una comunidad, a través de la acción autorregulada, inclusiva, pacífica y responsable, con el objetivo de optimizar el bienestar público.

Así podemos definir el concepto de ciudadanía, sobre el que debe estructurarse una sociedad igualitaria. Y así podemos darnos cuenta de que muy pocos millones de personas son ciudadanos de un mundo que a menudo se jacta de funcionar a las mil maravillas. ¿Cómo no va a funcionar bien si desoye los problemas que tiene y sabe vender sus virtudes?

No es ya una cuestión de lo injusto que es el reparto de la riqueza, ni tampoco de tratar sobre la naturaleza humana; sino de que si una sociedad no es capaz de integrar a todos sus miembros de forma equitativa, no podemos aspirar a eliminar las desigualdades económicas.

Danica viene a un  mundo insostenible, que avanza con unas energías que matan al planeta y que además, tienen una fecha de caducidad peligrosamente cercana. Viene a un estado, Filipinas, donde la pobreza sigue estando a la orden del día, la democracia todavía no está totalmente asimilada tras siglos de dominio colonial y la esperanza de vivir mejor de lo que vivieron sus padres no está muy clara.

Y así, como ella, varios miles de millones de personas tienen un pasado bastante oscuro, pero un futuro sin visos de mejora, porque en pleno siglo XXI todavía se duda de la igualdad de géneros, de la libertad religiosa o del derecho a la educación.

Y te paras a pensar y 200 años y 6.000 millones de personas después, seguimos lejos de lo que se reclamaba durante la Revolución Francesa, libertad, igualdad y fraternidad.

¿En qué nos estamos equivocando? ¿En que se equivoca la sociedad? Tan difícil es ser ciudadano, escapar de las estadísticas, tener una vida digna y tener derecho a elegir. Ojalá que cuando Danica cumpla 18 años le pregunten y diga que no, que ella quiso, pudo y es ciudadano.

Si quieres, sígueme en Twitter @araburunsabala

Etiquetas: , , , , , , ,

4 comentarios to “¿Ciudadano “Kien”?”

  1. Cobacho Says:

    ¡Por fin el regreso! Ya os echaba en falta.

    Primero eso, felicitaros por vuesro regreso, y por la primera e interesante entrada.
    Segundo, un dato que leí no hace mucho, y que decía algo así como: El planeta Tierra tiene capacidad/recursos para mantener/abastecer/alimentar al doble de su población de manera suficiente.
    Algo no funciona como debiera, ¿no?
    Tercero y último, algo que me ha dejado bastante impresionado es la exactitud a la hora de adjudicar el número 7.000 millones a la pequeña recién nacida, aunque más bien me impresiona por las dudas y lo extremadamente difícil que se me hace obtener ese dato con total (y digo total = 100%) de exactitud.

    ¡Un abrazo!

  2. MMNogales Says:

    Se os esperaba!!! Enhorabuena por el post!!!

  3. David González (@DavidGlez6) Says:

    Felicidades por la publicación !
    Este mundo se viene a bajo, nadie conoce la situación para solucionarlo y si la saben, los que mandan los hacen callar.
    Este mundo cada dia va a peor….
    Un saludo Palominos !

  4. Virginia Says:

    Bueno , bueno, por fín están aquí de nuevo las palomas. Me alegro un montón poder leer de nuevo vuestras publicaciones,¡ya las estaba echando de menos! y por cierto, antes de que se me olvide, felicitaros por el comienzo, ha sido una noticia que no me esperaba pero muy grata de leer.
    La verdad es que es un tema de bastante importancia, pero que la verdad es que no le damos la importancia que debiera, un tema como es las desigualdades, tanto entre paises desarrollados y en via de desarrollo, como en desigualdad de sexo, religión ideología.
    Yo, bajo mi punto de vista, creo que es un tema en el que casi todo el mundo, cuando habla de él, siempre defiende la igualdad de religión, la igualdad de sexo, pero a la hora de actuar actúan de forma contradictaria a lo que han dicho, es decir con hipocresía.Yo personalmente me he llevado desiluciones de este tipo, y la última no hace mucho.
    En cuanto a la cuestión del desigual reparto de los alimentos y dinero entre los paises ricos y pobres, pienso que no estamos totalmente concienciados, y eso es porque no nos hemos visto en su situación, y la verdad es que es una pena, que mientras hay niños que están en el raquitismo al borde del a muerte que literalmente no tiene ni un grano de arroz que llevarse a la boca, nosotros somos unos “gourmets” y unos inconscientes, que tiramos la comida como el que tira de la cisterna, y la verdad que seria un paso muy bueno cambiar de pensamiento, y en la medida de lo posible ayudar en todo lo que podamos con campañas de recogida de alimentos, de ropa y juguetes para niños y personas desfavorecidas, como lleva a cabo MEICO, organización de estudiantes de medicina de Córdoba, a la que pertenezco y aprovecho para mandar un saludo.
    Bueno, pero cambiando de tema, muchas felicidades por la publicación, que me he llevado una grata sorpresa al verlo, y más porque habían quedado en avisarme cuando se comenzara(a ver quien se da por aludido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: