El Barcelona, rumbo a Wembley

by

Para los amantes del fútbol, es un momento triste. Sin embargo, todos aquellos que odien el deporte rey, estarán de enhorabuena. Queridos amigos, los “Clásicos” han acabado por esta temporada. Después de 4 partidos muy disputados entre Barcelona y Real Madrid en las últimas semanas, lo mejor que podía pasar era que concluyeran de una vez. Ojo, que me encanta el fútbol, pero las consecuencias que traerán los enfrentamientos verbales y físicos entre los jugadores de la selección española… en fin. Bienvenidos una semana más a “Las Palomas Traman Algo”.

La sintonía de la Champions League recorría cada rincón del Santiago Bernabéu. Se esperaba una tarde-noche de ilusión. El Real Madrid había conseguido derrotar al Barcelona en la final de la Copa del Rey y se veía capacitado para eliminar a su archienemigo de la máxima competición continental. Para no romper con la tónica de los dos encuentros anteriores, la tensión superó al fútbol. La primera mitad fue el fiel reflejo de lo que José Mourinho quería: Un Madrid agazapado, esperando la contra para fulminar al Barça. Con lo que el luso no contaba era la crispación entre los futbolistas. Tanto fue así que, en el descanso, comenzó una tángana entre ambas escuadras.

Arbeloa y Keita abandonaban el terreno de juego para dirigirse a los vestuarios. De repente, el malí empujó al lateral blanco y el jaleo estaba servido. Pinto, portero suplente blaugrana, terminó expulsado por propinar una bofetada al propio Arbeloa. Después de ver una y otra vez las imágenes, me hago una serie de preguntas: ¿Por qué Keita arremete de esa forma? ¿De verdad este “espectáculo” era necesario? He encontrado respuesta, tristemente, para ambas:

-Arbeloa se tapa la boca para que las cámaras no le capten pero, seguramente, insulta al centrocampista de Mali que pierde los nervios y empuja al internacional español. La actitud chulesca del jugador merengue es demencial. En los partidos anteriores ya estuvo en el ojo del huracán por acciones impropias de alguien que defiende ese escudo. Las malas artes no conjugan con la historia del club de Chamartín. Es una lástima que cualquiera pueda defender esa elástica.

-No… por supuesto que ese espectáculo no era necesario. Real Madrid y Barcelona quedaron por los suelos ante todo el mundo. Se puede entender que los nervios estuviesen a flor de piel, pero el “show” que se montó fue vergonzoso. En esos momentos, te dan ganas de apagar la televisión. Has pasado de estar viendo un partido de fútbol a un documental de la 2, en el que los machos pelean por hacerse con el poder.

De nuevo se acusó al diario "As" de manipular una imagen.

En la segunda mitad todo fue a peor. Una entrada de Pepe sobre Dani Alves es interpretada por el colegiado alemán Stark como agresión y el central termina expulsado… junto a Mourinho. Si no queríamos más broncas, tomad dos tazas. A raíz de la roja, el Barcelona se hizo con el partido por completo. Tras una gran jugada de Afellay por banda, el centro del jugador holandés encuentra a Leo Messi que rompe el 0-0 y las ilusiones de todo el madridismo. El equipo local no reaccionó como en el partido de liga y encajó un segundo y definitivo tanto en las postrimerías del encuentro. De nuevo Messi puso en evidencia a toda la zaga blanca con una jugada imposible.

El pitido final trajo consigo un nuevo duelo entre Pep y Mourinho en Sala de Prensa. “¿Por qué, por qué, por qué?”, se preguntaba el portugués. Afirmaba que el colegiado había condicionado no solo el partido de ida, sino toda la eliminatoria. “Es una misión imposible, no tenemos nada que hacer en Barcelona”. Mientras, el elegante de Guardiola, se deshacía en elogios a Messi y calificaba al Madrid como un grandioso rival. Ahora solo quedaba esperar a que el Camp Nou dictara sentencia, si es que no estaba todo resuelto ya…

La semana fue muy movida, con denuncias de unos contra otros. El recurso del pataleo y del lloriqueo no me convence, al igual que tampoco lo hace el del teatro. Quizás los dos equipos tuvieran razón en sus exposiciones, pero por favor, llegar a demandas y a vídeos en las webs oficiales para meter presión al colegiado… me parecen artimañas que quedan fuera del universo “Fútbol”. Mourinho no podría sentarse en el banquillo y Karanka recogería su testigo (también en rueda de prensa). Con el guion bien aprendido, el vasco afirmaba una y otra vez que el partido “había quedado en un segundo plano”.

La lluvia no cesaba en Barcelona y la vuelta de la Champions estaba a punto de arrancar. El Madrid salió más ofensivo que nunca, con la esperanza de conseguir un gol que le metiera de lleno en la eliminatoria. Poco a poco, el Barça se hizo dueño y señor de la situación y manejó a la perfección el tempo del encuentro. El que tenía que reaccionar era el Real Madrid, pero no llegaba a conectar más de 3 pases seguidos. El 0-0 fue el resultado con el que se llegó a la conclusión de los primeros 45 minutos y la afición blaugrana se acordaba de Mourinho (que se quedó en el hotel del Madrid para no caldear aún más el ambiente).

¿Se debe considerar falta esta acción?

Y de nuevo… jaleo arbitral. Cristiano Ronaldo encara a Piqué, éste le hace falta pero el colegiado no señala nada. El portugués tropieza con Mascherano debido a la infracción, mientras que la pelota llega a los pies de Gonzalo Higuaín que transforma el primero. La gracia del asunto es que el árbitro Frank De Bleeckere señaló falta de… ¡Cristiano Ronaldo! por caer encima de Javier Mascherano. No se puede hablar de gol anulado, ya que la jugada quedó invalidada antes de que el balón besara las mallas. De todas formas, el arbitraje del belga va a pasar a la historia como uno de los más caseros que se recuerdan en todas las ediciones de la Liga de Campeones. Sin lugar a dudas, condicionó en demasía la vuelta. No quiero decir que el Barcelona no fuese el justo ganador.

Acto seguido, Pedro encaró a Iker Casillas y batió al capitán blanco. El guardameta estaba siendo el mejor del Real Madrid, un dato que ya hace ver que el Barça dominaba tranquilamente la contienda. Ese 1-0 remató las esperanzas blancas. El propio Iker se volvió hacia las cámaras y realizó varios gestos negativos (“vaya cara”). Minutos más tarde, Marcelo empató en el único arranque ofensivo que tuvo el Madrid en la segunda parte. Muchos jugadores desaparecidos en combate, muy poca profesionalidad y la sensación de equipo pequeño, principales causas de la eliminación.

Canaletas esperaba a los seguidores del Barcelona, mientras Mourinho y Cristiano se iban del aeropuerto haciendo alusión al robo que habían sufrido. “Ya lo dijo el mister, esto ha sido Misión Imposible”.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: