“Un chico normal”

by

Por José Manuel Serrano

Dorel Marcu, de nacionalidad rumana, llegó a su casa después del trabajo. Allí le recibiría su pareja, una chica de tan solo 19 años que le esperaba temerosa. Aún recordaba la última paliza que le pegó, los últimos gritos llenos de rabia y de ira. Sus ojos reflejaban el miedo que se siente cuando un ser humano se convierte en monstruo. Harta de su vida diaria, decidió sacar la poca valentía que le quedaba. Mientras acariciaba con cariño su vientre, comenzó a discutir con el joven. “No puedo más, Dorel, no puedo más. Necesito vivir, no quiero estar muerta en vida. Quisiera empezar de cero con alguien que me quiera y no con una persona que me trata como si fuese basura”… Bienvenidos un miércoles más a “Las Palomas Traman Algo”.

Hace unas semanas, la protagonista de esta terrorífica historia, apareció muerta con señales inequívocas de violencia. Dorel no soportó la idea de perder al amor de su vida. Acabó en un instante con el aliento vital de ella… y del bebé que esperaban. Arrepentido y consternado, conectó la WebCam para hablar con su padre sobre lo sucedido. “Papá, la he matado, la he matado”, gritaba mientras mostraba el cadáver al familiar. “Ahora voy a acabar con su hermana, me da igual todo”. El padre alertó a la policía sobre las intenciones de su hijo. Gracias a la buena conexión entre las comisarías europeas, una patrulla se presentó en el domicilio y detuvo al asesino.

La gran lacra de la sociedad española.

Podríamos comenzar un debate en torno a esta difícil situación, no cabe duda… pero se nos han adelantado. El diario “El Mundo” publicó un artículo de Salvador Sostres sobre el tema en cuestión. Después de leer el escrito, me da vergüenza pensar que este “señor” pueda desarrollar la misma profesión que yo respeto y amo. En sus palabras, realizaba una defensa a ultranza del asesino, al que catalogaba como “un chico normal”. “El amor hacia ella ha sido lo que le ha llevado a acabar con su vida”. Por favor, si alguien sabe cómo detener el mundo, que pare ahora que me bajo aquí mismo. Pensaba que nada más me iba a poder sorprender en la vida. Nuevamente, he errado en mi predicción. Pedro J. Ramírez, sabedor de las múltiples quejas recibidas, pidió excusas a través de Twitter. Yo quisiera preguntar a nuestros lectores, ¿de verdad unas simples disculpas en una red social deben bastar?

Ya escribimos una entrada dedicada a Salvador Sostres y toda la polémica que le rodea. Este “señor”, se pasea por diversos medios de comunicación ridiculizando a sus semejantes y parece que a nadie le importa. Me gustaría que mis palabras no quedasen en el olvido, puesto que no estarán vacías de contenido ni de intenciones. La nueva fantochada de Salvador Sostres no puede ignorarse. ¿Cómo una persona en su sano juicio puede justificar un asesinato? Y lo peor de todo, ¿cómo un periódico de tirada nacional como “El Mundo” permite que ese artículo sea publicado como si tal cosa? Desde aquí, pedimos a los organismos judiciales que actúen en consonancia con las barbaridades expuestas por Sostres. Ha llegado un punto en el que la libertad de expresión debería estar en cuarentena. Este “caballero” ha vuelto a insultar al gremio periodístico.

Comisiones Obreras ha decidido interponer una querella contra el artículo por “apología clara de la violencia de género”. Ruego premura y cabeza en el asunto, la credibilidad de un medio como “El Mundo” está en juego. “La justicia, dice el sindicato en un comunicado, debe actuar de forma inmediata para evitar que este tipo de opiniones tengan cabida en una sociedad democrática regida por una Constitución que, en su artículo, propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”.

Salvador Sostres, de nuevo, envuelto en polémica

El Instituto de la Mujer ha considerado de “máxima gravedad” el artículo de Sostres. La directora de este organismo, Laura Seara, ha manifestado en nombre del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad su “más enérgica protesta” por este hecho y ha expresado su preocupación por los efectos negativos que pueda tener en la lucha contra la violencia de género. Además, pide que “El Mundo” proponga una sanción ejemplar para el “periodista”. Y no solo es el Instituto de la Mujer el que ha puesto el grito en el cielo, afortunadamente. Twitter es un hervidero de comentarios sobre lo acontecido. A las palabras de Pedro J. Ramírez, hay que unir las de tantos y tantos compañeros avergonzados por la actitud de Sostres. Hasta en 6 ocasiones, cataloga a Dorel como “un chico normal”. ¿Un “chico normal” asesinaría a lo que más quiere en este mundo? ¿Un “chico normal” maltrataría día si, día también a su pareja? ¿Un “chico normal” mostraría el cadáver por WebCam a su padre? ¿Un “chico normal” juraría que todo le daba igual y que también iba a acabar con la hermana pequeña de su pareja?… Sostres, ¿usted es una persona normal?

He podido informarme bastante sobre el tema. Pocos, muy pocos, defienden a Sostres en su particular cruzada perdida. Entre los que hacen esa defensa numantina a favor de su amigo, tenemos a los propios empleados de “El Mundo”, que prefieren desviar el tema y echar toda la culpa a los medios de izquierdas que “son los que se están cebando, sobre todo “El País”. Vaya, que está de moda eso de justificar los actos… ¿Cómo no va a hacerlo Sostres si es lo que les enseñan dentro del propio periódico? Es bastante triste que se comience una disputa entre medios. “El Mundo” debería actuar ya y no dejar que el tema tome más y más fuerza. Si tienes dignidad, desaparece “Enfermo de carnes flácidas”.

Me gustaría despedirme con un saludo muy especial que hemos recibido desde el programa de deportes de la Cope, “Tiempo de Juego”. Pepe Domingo Castaño, Paco González y su equipo nos dedican unas palabras en la jornada del domingo. Gracias a todos y… ¡volveremos a vernos, amigos!

Etiquetas: , , , , , , , ,

4 comentarios to ““Un chico normal””

  1. ezmaho Says:

    Muchas gracias por el comentario, Ojo Avizor. Seguiremos trabajando para ofrecer unas entradas de calidad.

  2. Ojo avizor Says:

    Solo ver la cara de ese periodista? para sentir profunda repugnancia de su actitud y de los medios que le cobijan.

    El “chico normal”, al que el “tal” se refiere, no solo realizó un vil asesinato, el de una joven embarazada de pocos meses, sino que había planeado continuar su día sangriento acabando con la vida de una menor de trece años.

    Si ya me pareció oportuno, el trabajo que realizaste sobre este individuo y su soez intervención en Telemadrid, considero que hacer hincapié ahora, volviendo a denunciar lo que este “junta letras” intenta, llevando a los altares al autor de tan macabra acción, merece como mínimo, un reconocimiento sincero a tu labor como crítico argumentado de tan soplagaitas personajillo.

    Espero y deseo que muchos de tus colegas mantengan “ojo avizor” ante indeseables individuos que dejan maltrecha una bella profesión, y están refugiados, mira por donde, en ese circo mediático de la extrema derecha que ocupa la TDT además de alguna otra televisión autonómica.

    Muy bien. Un abrazo,

  3. mariadeltoro Says:

    No entiendo como existir alguien así, ya no sólo como periodista, sino como persona. Gracias por seguir informando!!!

  4. ezmaho Says:

    No me queda otra que mostrar mi indignación ante el hecho de que este “periodista”, por llamarle de algún modo, siga teniendo “cancha” en televisiones y periódicos de tan amplia difusión, da muestras del lugar en que estamos en cuanto a civismo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: