Tragedias del día a día

by

Horacio Almenara Moral

Algunas noticias de ayer me impactaron, sin duda. Un eurodiputado español gasta en cada viaje que hace a bruselas algo más de 1.500 euros, cuándo gastaría un tercio de esa cantidad si fuese en clase turista. Teniendo en cuenta que hay 785 eurodiputados y la mayoría se desplazan en avión, haz cuentas y verás.

El rescate de Portugal le costará a la Unión Europea 75.000 millones de euros, más los 110.000 millones del rescate a Grecia, más entre 60.000 y 70.000 millones de euros que Irlanda ha requerido. ¡Cuantos miles de millones de euros!, ¿verdad? Son tan grandes las cifras, que no podemos ni imaginarlas, ni tan siquiera suponer donde van a parar. Simplemente nos impactan y nos suenan lejanas.

Los medios de comunicación nos advierten de la gravedad de la situación, por supuesto, pero el ser humano tiene una capacidad de autocomplaciencia enorme, y le basta con no entender para restarle interés a esos datos, que le son ajenos.

Todo lo que está pasando en Egipto, en Túnez, en Libia, en ciudades como Tripoli, como Misrata, aparecen día si y día también en la prensa, fruto del momento histórico que están viviendo, sin embargo, en el día a día del ciudadano de a pie que vive esos sucesos de lejos la indiferencia es la nota predominante.

No es justificable, dirán algunos, pero otros dirán que bastantes preocupaciones tiene ya la gente, como para tener que estar atenta a lo rápido que gira el mundo. Un mundo que además no se detiene a esperar reflexiones, no entiende de explicaciones y escapa a toda comprensión global.

Vale, dejemos de lado macroeconomías, conflictos sociales históricos y justificaciones sin justificar. Y por cierto, respecto a lo que ahora leerás, llevaré la hipocresía por bandera, porque hablo de lo que debería ser, y no de lo que es.

Niégame que tardas menos de dos minutos en encontrar a un indigente desde la puerta de tu portal al sitio al que vayas, y te diré que vives en un barrio privilegiado. Niégame también que para tus adentros ayudarías al “morillo” (no me gustan los eufemismos) de turno comprándole un par de CD´s pero luego no lo haces. Atrévete a juzgar a un ricachón que vive en una casa con piscina  en el barrio rico de tu ciudad, es lo fácil. ¿Y si la solución está en tu mano?

En quitarte las manos de los ojos, en dejarte de hipocresías, en no pasar de largo impasible ante la pobreza que si ves, que puedes oler y sentir, que salta a la vista en cada esquina.

¿Reivindicaciones sociales? Bueno, no están mal, pero tan a menudo se han quedado en papel mojado.

¿Datos absurdos de economía en los medios? Pues si, ¿a quién engañar? La inmensa mayoría no los comprende, y quién los entiende, no los sufre, ¿o acaso un economista que trabaja en la Bolsa de Madrid sufre los vaivenes económicos que él mismo provoca?

Rodeados de miseria, así estamos, siempre ha sido así. A muchos eso le sirve de consuelo que las soluciones estén en manos de grandes gobiernos que gastan millonadas en medidas de choque. ¿De choque? ¿contra qué chocan? Porque hoy hay más hambrientos que ayer, y menos que mañana.

Tal vez la solución esté en nosotros, en no dejarnos engañar por nuestros intereses, en darle movimiento a esa pena, a esos gritos al aire, a esos ideales veinteañeros, porque gritar está bien, pero actuar, actuar es mucho mejor.

Así que la próxima vez, si cruzas una esquina y te apetece darte un capricho, piensa lo que vale tu capricho, tal vez por la mitad, otro como tú, que no tuvo su oportunidad en la vida, no se de un capricho, pero tenga algo que almorzar.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “Tragedias del día a día”

  1. Andres Says:

    Parecia una visión negativa como a menudo nos gusta hacer a casi todos, pero al final, realmente lo entiendo de manera positiva. También decir quemuchas personas actuan verdaderamente y gracias a ellos, millones de personas pueden almorzar cada día.

  2. blanca Says:

    Horacio de arte la entrada, pero no solo vale que nos reivindiquemos via red via facebook via tuenti, lo que vale es informarte saber lo que está pasando, saber de lo que quieres hablar, contra quien luchar, saber qué consecuencias te puede llevar eso…… y cuando sepas todo eso y más.. estás listo xa informar a otras personas a salir a la calle a luchar por lo que deseas…. a transmitir tus pensamientos…
    para mi es algo fundamental saber QUE, POR QUÉ, PARA QUIÉN estás luchando….

    y para aquellos que me digan: “¿ para qué vamos a salir a la calle si no se consigue nada? ”

    “LA LUCHA NO ASEGURA LA VICTORIA , PERO LA AUSENCIA DE LUCHA SÍ QUE ASEGURA LA MAYYYYOOOOORRR DE LAS DERROTAS”

    un besazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: