¡Pero qué animal!

by

Por José Manuel Serrano

Como buenamente podemos, sacamos tiempo para estar con todos vosotros cada semana. En estos momentos, andamos algo liados con un trabajo publicitario de una asignatura de la carrera: Somos una empresa a la que se le encarga la misión de hacer renacer una marca deportiva. Nos ofrecen el briefing con lo que desea la firma que cumplamos, pero tenemos la posibilidad de realizar un contrabriefing para valorar cambios en ese documento que nos entregaron en un principio. Debemos posteriormente diseñar una campaña publicitaria con cuñas radiofónicas, anuncios televisivos y demás. Vaya… que no nos vamos a aburrir. Bienvenidos una semana más a “Las Palomas Traman Algo”

Quisiera comentar una noticia que salpicó al mundo del deporte hace dos semanas. En Colombia se disputaba el partido de fútbol entre Atlético Junior y Deportivo Pereira. De repente, una lechuza fue golpeada por el balón cayendo sobre el terreno de juego. El encuentro se detuvo para auxiliar al animal y sacarlo del césped. El problema es que Luis Moreno, defensor del Deportivo Pereira, pateó al ave para mandarlo fuera del rectángulo. A raíz de este acontecimiento, el futbolista se ha visto acosado y “lapidado” públicamente. Mi pregunta es: ¿se lo merece? Yo creo que sí, más si cabe tras ver la horrenda acción y conocer el fallecimiento del pobre pájaro.

La “gracia” le va a salir muy cara al internacional panameño. Por el momento, ha recibido una multa de 400 euros y dos partidos de suspensión. Además, una asociación de animales demandó al jugador y su caso va a ser muy seguido por la justicia colombiana. A pesar de pedir perdón ante la prensa, parece que el juicio paralelo que se ha realizado en la sociedad ya le ha condenado.

Lo curioso de la historia se produce al investigar un poco más. Al parecer, la lechuza era el símbolo de la escuadra local, el Atlético Junior. Muchos son los aficionados que afirman que el animal poseía poderes adivinatorios, ya que siempre que sobrevolaba el estadio, su equipo ganaba. Por ello, se ganó a la hinchada y a toda la ciudad. Quizás es que soy muy escéptico… pero, en mi opinión, no pasa de ser una simple y mera casualidad. ¿Acaso alguien cree que el “Pulpo Paul” de verdad sabía quién ganaría el Mundial?

El caso de esta lechuza no ha sido el único trágico que se ha dado con animales en un deporte. En 1991, Randy Johnson (jugador de béisbol) se dispuso a lanzar la bola para conseguir un nuevo strike. Mentalizado, cargó su brazo para lograr la eliminación del bateador. Con todas sus fuerzas salió la pelota de su mano directa a su objetivo. De repente, una paloma se cruzó en la trayectoria y murió en el acto. Los jugadores llegaron a pensar que la pelota había explotado… hasta que miraron al suelo y comprobaron que esa impresión se la había causado el desplume completo del animal.


Si estas noticias os han sorprendido, he reservado para el final la mejor de todas. Ocurrió en noviembre del 2009, en el pabellón de los Spurs. Manu Ginóbili, jugador argentino del equipo local, estaba en pista junto al resto de compañeros. De repente, pudo observar cómo un murciélago daba vueltas a su alrededor. Ni corto ni perezoso… lo derribó con sus propias manos y lo expulsó de la cancha. Días más tarde, bromeaba en su Facebook por lo que sucedió. La popular asociación estadounidense en defensa de los animales, PETA, realizó el siguiente comunicado: “Para derribar a un animal minúsculo y matarlo hace falta un hombre muy pequeño o uno que no sea capaz de razonar. Estamos en un momento en el que los deportistas en particular necesitan comportarse de la mejor forma posible ante cualquier animal y demostrar que tienen cerebro y corazón, y no sólo fuerza física”.


Ginóbili pidió perdón y declaró que había sufrido mucho con todo el tema, ya que le recomendaron vacunarse contra la rabia por si el murciélago era portador de la misma. Pasó un calvario personal, llegando a 8 las inyecciones para tratar el problema. Más vale prevenir que curar, debió pensar el buen escolta.

Con ejemplos como éstos, ¿quién es el animal?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

2 comentarios to “¡Pero qué animal!”

  1. Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya Says:

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

  2. Virginia Says:

    Ehorabuena por el articulo, me ha resultado muy curioso y llamativo pues no habia oido hablar de ninguno de los casos, y me alegro mucho de estar al tanto. La verdad es que en mi opinion al judar de futbol que le pego la patada al pobre pajaro deberia haberle caido una multa mucho mas severa, las disculpas no valen para nada pues es una vida, se trata de un ser vivo, y el ultimo caso tampoco me ha sorprendido mucho, pero creo que lo de las ocho vacunas le serviria de escarmiento. De verdad es que odio mucho a la gente que hace daño a un animal, y mas intensionadamente, creo que desde el momento en que se hace ese acto se estan intercambiando roles, pero bueno, tengo la esperanza de que la gente se concience en este sentido. Enhorabuena de verdad, me ha resultado muy interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: