El Infierno del Heysel

by

Por José Manuel Serrano

Bienvenidos un miércoles más a “Las Palomas Traman Algo”. Hoy quisiera recordar una tragedia que sacudió al deporte rey hace 25 años. Seguramente, muchos de nuestros lectores no habían nacido, pero les sonará la triste noticia acontecida en Bruselas. En 1985, el Estadio de Heysel de la capital belga, acogió la final de la Copa de Europa entre Liverpool y Juventus. A raíz de aquel partido, el fútbol no volvió a ser el mismo.

Sello Conmemorativo de España´82

Inglaterra e Italia eran los referentes del momento. 3 años antes, se celebró el Mundial en España, donde la “Squadra Azzurra” consiguió imponerse en el Santiago Bernabéu por 3-1 a Alemania Federal. Paolo Rossi, Dino Zoff y Marco Tardelli derrotaron a los Stielike, Breitner y Rummenigge en un encuentro que encumbraría a los transalpinos como Tricampeones del Mundo. En ese 11 que derrocó a los germanos, 6 jugadores de la “Vecchia Signora” levantaron el ansiado trofeo. El “Calcio” estaba en alza y se iba a demostrar con el paso de los años.

Los clubes ingleses demostraban su garra y poderío en toda Europa. El Liverpool vivía una época dorada. En 1984 levantó la Copa de Europa ante la Roma gracias a una victoria agónica en la tanda de penaltis. Las dos aficiones tuvieron más que palabras en los prolegómenos y muchos “supportes” británicos acabaron en el hospital. Esa semilla de despropósito e incoherencia plantada en aquel encuentro, germinó de la peor manera posible. El fenómeno “hooligan” hizo su aparición en los campos de las Islas. Poco a poco, la seguridad en los recintos deportivos era más necesaria. Agresiones y peleas provocaban portadas en medio mundo. Como si de un cáncer se tratase, el radicalismo se extendió por el resto del continente. En Italia nacieron los “Tiffosis” y los “Ultras” hicieron su triste aparición en nuestro país.

La Juventus de Turín conquistó la Recopa en ese mismo año. Michel Platini llevó a los suyos al éxito tras lograr un 2-1 frente al Oporto en el St. Jakob Park de Basilea (Suiza). Además, el francés ganaría ese mismo verano la Eurocopa ante la selección española. ¿Quién no recuerda el error de Arconada en ese partido? Por aquel entonces, estaba claro que nadie podía competir contra Italia e Inglaterra. Hasta 1999, la Supercopa de Europa enfrentaba al ganador de la Copa de Europa y al de la Recopa de Europa. Tras la desaparición de este último trofeo, el ganador de la UEFA (Europa League) tendría el billete asegurado para su participación. En esta última edición, el Atlético de Madrid sorprendió a propios y extraños al ganar al Inter de Milán.

Platini en la Juventus de Turín

Desde 1997, la final es a un solo duelo. En la temporada 84-85, el Liverpool (gandor de la Copa de Europa) y la Juventus (ganador de la Recopa) querían la supremacía europea. En el partido de ida, la Juve hizo los deberes. 2-0 que complicaba en demasía la gesta inglesa para la “vuelta”. Lo pongo entrecomillado porque no hubo tal vuelta. No se pudo disputar, ya que el Liverpool no encontró fechas disponibles para la disputa del mismo y se acogió a una de las bases de la UEFA para que sólo hubiese un encuentro en ese año. Evidentemente, los aficionados de Anfield Road clamaron su rabia a los cuatro vientos y guardaron todo su deseo de revancha para el futuro. Y como el destino es caprichoso, ambos equipos llegaron a la finalísima de la Copa de Europa ese mismo año.

Los tabloides sensacionalistas ingleses calentaron el partido semanas antes. Recordaban el mal perder de los aficionados romanos en la anterior final copera. Pusieron de manifiesto una forma de realizar periodismo que, lamentablemente, sigue estando muy presente en el Reino Unido (y que otros “periodistas” españoles están usando para ganar lectores). Los “hooligans” y los “tiffosis” se citaban para enfrentarse antes de la disputa en el estadio. Se alimentaba el odio entre países con declaraciones cruzadas y gestos muy poco entendibles. La rivalidad “sana” que debiera existir pasó a un segundo, tercer o cuarto plano. Parecía una guerra lo que se iba a vivir en Bruselas… una calma tensa envolvió El Heysel.

Estadio De Heysel

La tragedia que sobrecogió al mundo del deporte tuvo lugar una hora antes del pitido inicial. La UEFA repartió el mismo número de entradas para ambos equipos. Después, siempre se guardan una cifra pequeña para los seguidores de la ciudad donde se disputa el acontecimiento. La mala noticia es que fueron vendidas en taquilla a italianos e ingleses. Los fondos del Estadio de Heysel eran zonas de a pié y ahí situaron a los más radicales. Botellas de cristal y diversos objetos comenzaron a caer en la zona de los “juventinos”… que estaban justo al lado de los “hooligans” ingleses. Una muy mala planificación propició que coincidieran en un sector. Muchos de ellos estaban borrachos y comenzaron a correr hacia los italianos, provocando una avalancha que trajo consigo la catástrofe.

39 víctimas mortales debido a la “trampa mortal” en la que se convirtió el fondo. Miles de seguidores saltaron al terreno de juego con el ánimo de provocar una batalla campal. La policía no conseguía controlar a los nerviosos hinchas. Las asistencias médicas no daban abasto. Los cadáveres fueron colocados en una parte del Estadio… visible desde algunas gradas. Un espectáculo deportivo se convirtió en el mismísimo infierno. Los jugadores se negaron a jugar. La UEFA quiso suspender el encuentro, pero finalmente y tras una reunión entre todas las partes, se decidió su disputa. Platini transformó un penalty en la segunda parte y los italianos ganaron la Copa de Europa. Eso quedó en el olvido.

Homenaje a los fallecidos

Las consecuencias del “Infierno del Heysel” fueron muy duras con los británicos. Al Liverpool se le sancionó con 10 años sin poder participar en competiciones europeas (más tarde se dejó en 6). Al resto de equipos ingleses no se les permitió la participación en Europa durante 5 años. Eso provocó que el fútbol inglés bajara muchísimo su nivel, ya que las grandes estrellas querían triunfar a nivel continental. Clubes como el Aston Villa o el Nottingham Forest (ganadores de Copas de Europas) pagaron los platos rotos, sobre todo los “The Tricky Trees”, bajando de categoría. Pidieron un control absoluto contra los “hooligans”… pero la imagen del fútbol se vio muy perjudicada.

La FIFA tuvo que trabajar con ahínco y puso en marcha la campaña “Fair Play”. Además, se tomaron medidas para mejorar la seguridad en todos los estadios como, por ejemplo, prohibir vender bebidas alcohólicas en los estadios e ingresar con botellas de vidrio, instalación de cámaras de video vigilancia o reformar los recintos para que desapareciesen las localidades de a pié.

Hace una semana os ofrecimos el buen rollo entre los aficionados del Recreativo de Huelva y del Córdoba. Ojalá el “Planeta Fútbol” se de cuenta algún día que todo debería ser una fiesta y no una guerra.


Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “El Infierno del Heysel”

  1. Tweets that mention El Infierno del Heysel « Las palomas traman algo -- Topsy.com Says:

    […] This post was mentioned on Twitter by LasPalomasTramanAlgo, José Manuel Serrano . José Manuel Serrano said: https://laspalomastramanalgo.wordpress.com/2010/12/15/el-infierno-del-heysel/ 25 años han pasado. Homenaje a lo acontecido. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: