Un buen cuento

by

Muy buenas un día más al blog. Hoy es jueves y por lo tanto, toca hablar un poquito de historia, ¿no? Hoy no quiero hablar de una historia conocida, ni de un personaje histórico que quién más, quien menos conoce, sino de alguien diferente que demuestra que la historia puede ser mucho más amena de lo que puede desprenderse de libros del tamaño de petroleros.

La historia de Hoalac es una historia de esas que luego cuentas a tus amigos o familiares sin recordar el nombre del personaje y alterando un poco la historia porque realmente es muy curiosa, interesante y tiene moraleja, total: un buen cuento.

Representación Monje Azteca

Hoalac fue el hijo de un emperador azteca cuyo nombre no viene al caso. No fue el primero de sus hijos y por lo tanto no estaba destinado al poder sino a ser una figura religiosa de importancia en una civilización en que los monjes tenían una tremenda influencia. Él aspiraba a más y no quiso conformarse con lo que hubiese sido una vida de lujos y comodidad, y así consiguió algo, quizás no lo que pretendía…

Hoalac tenía una mente muy particular pues constantemente pensaba en el futuro, pero no en su futuro, sino en el futuro de los hombres, en cómo sería la vida pasados muchos años. Sabedor de que era imposible saberlo, quiso que al menos los futuros hombres conociesen su historia para mostrarles que aunque no fue emperador, si fue un gran hombre. En definitiva, suspiraba por alcanzar la posteridad y para ello quiso cambiar su mundo.

Fue el hombre más sabio de su tiempo y todos le admiraron pues cualquier duda parecía resulta si escuchabas a Hoalac. Él, adelantándose a su tiempo en una civilización que no se planteó mirar más allá de la siguiente cosecha quiso dejar todos sus conocimientos guardados de modo que sus descendientes conociesen todo lo que él supo. Quiso escribir un libro, un conjunto de anotaciones en que guardar todo su saber, reflejarlo a través de su propia vida, sin embargo, tan cegado estaba en hacer ese empeño tan perfecto que nunca lo terminaba, nunca le parecía ideal.

Ansiaba tanto la perfección y la posteridad que la vida le dio una lección. Una madrugada, uno de los muchos ciudadanos que lo envidiaban por sus extraordinarios conocimientos lo asesinó a sangre fría mientras dormía…y así la vida le dio una lección que todavía hoy a muchos les cuesta aprender y que hace que su historia, aunque no sea recordada como él la quiso, merezca ser contada para enseñar dos cosas fundamentales.

La primera de ellas es que la vida no es correr tras un objetivo, tras un sueño, sino limitarse a vivir cada instante, cada momento, porque como le pasó a Hoalac, cuando menos lo esperes esto puede acabar, y no vale la pena mirar más allá…

Y la segunda y más importante, la que de verdad debió aprender Hoalac allí donde fuese cuando murió es que aunque las cosas no salgan como se planean, no por eso tienen que salir mal…

Cita célebre:


“El futuro es algo que cada cual alcanza a un ritmo de sesenta minutos por hora, haga lo que haga y sea quien sea”. C.S. Lewis, escritor británico, autor de Las Crónicas de Narnia.

Etiquetas: , , ,

6 comentarios to “Un buen cuento”

  1. Tórtola Says:

    Entonces mas vale que me dé prisa en publicar mi libro…..por si las palomas….

    Me ha gustado mucho Minutacio!! =)
    Un abrazo!

  2. Blanquiburi Says:

    GAY NO LO SÉ
    PERO NO SABE PELARSE…. Xdddd

  3. ezmaho Says:

    Blanquiburi, de acuerdo contigo en la maravillosa frase: la felicidad está en la sala de espera de la felicidad, por lo demás, la historia misma aporta esa moraleja que yo he tratado de escribir y me gusta que te gusten los cuentos, trabajamos para gustar a gente que nos lee y comenta como tú, un beso

  4. ezmaho Says:

    Blanquiburi, de acuerdo contigo en la maravillosa frase: la felicidad está en la sala de espera de la felicidad, por lo demás, la historia misma aporta esa moraleja que yo he tratado de escribir y me gusta que te gusten los cuentos, trabajamos para gustar a gente que nos lee y comenta como tú, un beso

    P.D.:Tú también piensas que ezequiel es gay?

  5. Blanquiburi Says:

    Hola, me gusta la historia pero te iba a comentar una cosita, yo no sé si la moraleja es tuya o de la propia histoira pero yo creo que si que hay que perseguir un fin, un sueño, pero durante el camino tb hay que pararse y disfrutar momento a momento, es como aquello de que la felicidad está en la sala de espera de la felicidad.
    Y la segunda es totalmente cierta😀

    Me gustan tus cuentos.
    Un beso

  6. Sara Says:

    Cada minuto cuenta en esta vida asi que ya sabes….. estudia!!!!!! que sino pierdes minutos:D
    Me gusta este tipo de historias deberias poner más la civilización azteca tiene muchas^^ y la egipcia también así que ya sabes..=)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: