Vivirás eternamente

by

“À la ville de Barcelona”. Esta frase fue pronunciada por Juan Antonio Samaranch el 17 de octubre de 1986. Marcaría el principio del deporte español. Los Juegos Olímpicos se celebrarían en nuestro país por primera vez en 1992. Hace unas semanas, nos ha dejado. Fue un hombre que se involucró hasta más no poder con todos los acontecimientos que tuvieran un trasfondo deportivo. Bienvenidos una semana más a “Las Palomas Traman Algo”.

Juan Antonio Samaranch

Es una de esas despedidas que te suenan a “hasta luego”. Juan Antonio estará presente siempre. No quiero ni mentar en este escrito la política. Si alguien quiere saber su ideología, que consulte cualquier buscador de Internet. Aquí se va a rendir un sincero homenaje a la figura de un hombre que lo ha dado todo por el desarrollo de España como nación en lo referido a la sección que escribo. Me hubiera gustado rendirle tributo antes de su fallecimiento. Es muy fácil en estos momentos echar la vista atrás y ensalzar todo lo que nos dio, lo admito. Por ello, espero compensar este fallo con una sentida entrada.

Nació en 1920. Desde muy joven practicó deporte (sobre todo, boxeo, fútbol y hockey sobre patines). Era un sabio de esta disciplina. Llegó a ser entrenador y un gran jugador. Tal era su pasión por los patines que consiguió ser Presidente de la Federación Española de patinaje. Pero no se conformó con eso. Llegó a ser periodista deportivo para los Juegos Olímpicos de Helsinki´52, concejal de Deportes en el Ayuntamiento de Barcelona, presidente de la Diputación Provincial de Barcelona, embajador de la Unión Soviética y Mongolia, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI) y, finalmente, presidente en 1980 del mismo.

Luchó para acabar con las injusticias relacionadas con la política de diferentes países. Un gran número de boicots se sucedieron hasta su llegada. Uno de los aspectos más significativos que logró fue conseguir que los atletas profesionales participaran en los Juegos. Aumentó el nivel y la sana competitividad entre todos los países participantes. Acabó con la bancarrota que sufría el Comité y durante su mandato se realizó el Museo Olímpico de Lausana. Pero sin lugar a dudas, el momento más feliz de su vida se produjo en 1986. Barcelona conseguía, por fin, los Juegos Olímpicos de 1992. Fue un proceso muy duro y difícil, ya que se compitió contra ciudad como Paris o Ámsterdam. Muchos periodistas deportivos de la época ensalzaron la figura de Juan Antonio Samaranch. Todos sabemos que hay que trabajar por detrás de las cortinas para que todo tenga un final feliz. Experto orador que encandiló y llevó a su terreno los votos de las villas que iban siendo eliminadas.

Ya he realizado algún escrito que abordaba parte de los Juegos Olímpicos de Barcelona. Sabemos perfectamente que fueron un éxito, los mejores que se habían visto hasta el momento. Varias canciones lograron ser número 1 en ventas tras el acto de inauguración. Una de ellas, “Amigos para siempre”, de Los Manolos. En el entierro de Juan Antonio Samaranch, sonó dicha letra. Mestalla. En el estadio del Valencia C.F. se guardaba un minuto de silencio el fin de semana de su fallecimiento con ella también. Se había convertido en todo un himno que recordaba su figura. “Jamás olvidarás la amistad que nos ha unido”.

En los últimos años de su vida y sin casi aliento, intentó que Madrid fuese elegida tanto en 2012 como en 2016. Ese esfuerzo sin embargo fue en balde. Río de Janeiro se llevaba unos juegos que tenían sabor español y que hubieran sido el auténtico broche de oro a su vida y su dedicación. Hombres como Juan Antonio son necesarios en la actualidad. Espíritu de superación, dedicación, amor por lo que hace… En mi modesta opinión, el COI se ha convertido en un circo que es dirigido por unos déspotas que no respetan las señas de identidad de las Olimpiadas. Con su muerte, acaba de nacer su mito. Los libros escribirán y escribirán, destacarán sus actos más loables, sus enfrentamientos para conseguir justicia, su pundonor…

Cuando un atleta español consiga una medalla en los Juegos de Londres 2012, todos levantaran la vista al cielo y sabrán que Juan Antonio Samaranch les sonríe y aplaude como un fan más. Siempre presente, amigo.

Etiquetas: , , ,

3 comentarios to “Vivirás eternamente”

  1. MMNogales Says:

    Un grande, no tiene otro nombre. Sigo pensando que Jaques Roges no está a su altura, tendrá que hacer muchisimo para ver si se acerca. Y tambiñen estoy de acuerdo con lo del nombre para el estadio. ¡Un abrazo!

  2. Tórtola Says:

    Siendo sinceros, antes de leer esta entrada no lo conocía. Sacrilegio o no, si me hubieran preguntado hace dos días por Juan Antonio Samaranch, habría dicho que no tenía ni puñetera idea….xD
    Pero bueno, eso es una de las cosas que me gustan de este blog, alimentáis de forma inmensa nuestro conocimiento =)

    Y estoy totalmente de acuerdo con la entrada anterior, “Gran Estadio Olímpico Samaranch”, no suena mal no???

    Como bien diría una buena paloma: “brruuugruruu bruuuubururugruuruu”

  3. ezmaho Says:

    Manu, increible, merecido homenaje a un señor del olimpismo como nunca ha existido…
    Si los juegos olímpicos vuelven a España, que volverán seguro, el estadio olímpico debería llevar su apellido, porque nadie hizo más que él por traerlos a esta tierra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: