Hitler silenció su “dulce Melodía”

by

¡Ya mismo cumplimos tres meses! Os tenemos que dar nuevamente las gracias a todos, pero en especial a nuestros seguidores en Facebook. Hemos superado la barrera de los 150 fans. Quién nos iba a decir a nosotros cuando empezamos que esta locura tendría tanto sentido. Llamadme loco, pero bendita locura. Hoy hablaremos sobre Hitler… y no, no os habéis equivocado de día si pretendíais la sección deportiva. Bienvenidos a “Las Palomas Traman Algo”.

Calidad en estado puro

Hace unas semanas, estaba junto a mi hermano en casa. Él es un apasionado del deporte. La historia, que a continuación expondré, me la propuso uno de esos días en los que tienes tantas cosas que escribir… y no sabes con cual quedarte. Pedí un permiso especial de “sección” a Horacio Almenara para poder tratar temas de índole histórica y política, ya que era necesario para el escrito. Una vez firmados los acuerdos, ¿sabéis quién fue Matthias Sindelar?

En marzo del 2010, se han cumplido 72 años desde lo que se conoce como Anchsluss (la anexión de Austria a la Alemania hitleriana). Por aquel entonces, los grandes dictadores como Mussolini o el propio “Adolfo”, consideraron al deporte como una de las maneras más rápidas de hacer llevar su mensaje y de ganar adeptos. Sindelar era un joven austriaco que protagonizó una auténtica rebelión contra el sistema. Y es que nuestro protagonista era judío (creo que no hace falta reseñar las penurias que pasaron en esta época). Por lo tanto, tenemos varios factores relevantes para la historia:

-Dictadores

-Nazismo

-Un judío que va contra todo

La familia de Matthias llegó a Viena cuando él era muy joven. Tuvieron que trabajar muy duro para salir adelante. Pero se toparon con una grata sorpresa: Sindelar era un crack con el balón. Poco a poco se fue haciendo un hueco en el panorama nacional futbolístico. Sus regates y tiros eran increíbles. Rápidamente, los grandes clubes de Europa comenzaron a pujar por él. Era tal su forma de jugar que se le denominó “El Mozart del Fútbol”. Actualmente existen dos “peloteros” de categoría mundial que son capaces de levantar a todo un estadio ellos solitos: Messi y Cristiano Ronaldo. Si pensamos en aquella época, quizás el deporte era más sencillo, existía menos competitividad… pero tenía más valor, era un bálsamo para millones de personas que sufrían las desgracias de la guerra jornada a jornada. Una pena que la política se involucrase de manera tan directa con los acontecimientos deportivos.

Tumba de Matthias Sindelar

El mejor futbolista austriaco de la historia no podía faltar a ninguna cita con la selección. El Wunderteam (equipo maravilla) dejaba boquiabiertos a todos los rivales. Podemos afirmar que Hugo Meisl (entrenador de esa máquina de golear) confeccionó un once que marcó una década en los terrenos de juego europeos. Pero todo no iba a ser felicidad. Como hemos comentado anteriormente, Hitler consiguió que su “Imperio” se ampliase con Austria y obligó a los jugadores de esa selección a jugar con Alemania. Matthias se negó en rotundo. No podía consentir que el “Führer” se saliera con la suya. El pueblo judío había sufrido auténticas calamidades por culpa de este hombre. Sólo el hecho de pensar que tuviera que realizar el saludo Nazi para poder hacer lo que más le gustaba…

Fingió todas las lesiones habidas y por haber en el planeta, no acudía a los entrenamientos, se ausentaba sin motivo. Se consideró una falta de respeto y le presionaron para jugar un partido amistoso por el que Austria se despedía como selección única. Y ese encuentro… era contra Alemania. En 1938 iba a celebrarse el Mundial en Francia, por ello Hitler quería a toda costa ganar para demostrar su superioridad. En ese partido, la primera parte fue un amaño total. Nadie se atrevía a meter un gol. Los austriacos eran muy superiores, pero temían las represalias. Matthias se cansó de esa “pamplina” y comenzó su “show”. Dicen que fue capaz de regatearse a toda la selección germana, encarar al portero, deshacerse de él y tirar el balón fuera a propósito mientras miraba al palco y negaba con la cabeza. La segunda parte fue completamente distinta.

Era tal el odio que sentía Sindelar que no pudo aguantarlo más. Siguió dejando en evidencia a la defensa, pero esta vez empezó a golear. Su destino estaba marcado. Tanta rabia acumulada tenía que celebró uno de los goles bailando frente a las autoridades hitlerianas. Había firmado su sentencia de muerte. Desde aquel día, la GESTAPO le persiguió. Fue tal el acoso que el 23 de enero de 1939, aparecieron en un apartamento de Viena los cuerpos sin vida de Matthias y de su esposa. Todo apuntaba a suicidio por inhalación de gas. Más de 40.000 personas quisieron asistir a su entierro. Se le dedicó una calle, la llamada Sinderlastrasse.

Lástima que el planeta tierra esté tan loco, lástima. Su dulce melodía será recordada por siempre. Descanse en Paz, Mozart de Fútbol.

Citando: “Jugaba al fútbol como ninguno/ponía gracia y fantasía/jugaba desenfadado, fácil y alegre/siempre jugaba y nunca luchaba”. Friedrich Torberg, poeta austríaco.

Etiquetas: , , , ,

7 comentarios to “Hitler silenció su “dulce Melodía””

  1. Tweets that mention Hitler silenció su “dulce Melodía” « Las palomas traman algo -- Topsy.com Says:

    […] This post was mentioned on Twitter by elfregonero. elfregonero said: Imprescindible leer esta entrada de mis amigos de Las Palomas Traman Algo http://bit.ly/a8G1gg […]

  2. juanma m Says:

    todo lo q pueda decir se resume en este video

    manu crack

    • ezmaho Says:

      Juanma, te agradezco muchísimo tus palabras. Evasión o Victoria es de esas películas que uno tiene que ver le guste o no el deporte. Grandiosa la Marsellesa. Tú si que eres un crack.

  3. ezmaho Says:

    Manu, ya sabes que todo lo relacionado con la IIGM me fascina hasta límites insospechados, pero esto además es cómo dice Carlos, de las historias que además de interesantes son sentidas, grande grande grande, esto va para largo…

  4. El Fregonero Says:

    Eso se llama tener dos huevos y ser un valiente.
    Lástima que un enclenque como Hitler “impusiese” tanto.

    Historias como esas llegan al alma. Gracias por transmitirla y darla a conocer a los que no la conocíamos.

  5. ezmaho Says:

    Dios, dios, dios

  6. Tórtola Says:

    Joder….me he emocionado…
    sólo imaginarme la situación de “mearse” a todo el equipo alemán, y fallar el gol haciendo el gesto negativo frente al palco de autoridades…..se me han puesto los vellos de punta
    como dirían los comentaristas y forofos del carnaval: Tengo el vellómetro apunto de estallar!!!!! jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: