La “Magia” nunca se apagó

by

En ocasiones es bueno mirar atrás, analizar momentos clave de tu vida. Todos hemos pensado más de una vez que no debimos pronunciar aquella “dolorosa frase” o que desperdiciamos oportunidades irrepetibles. Así es el ser humano. Cuando llegamos a la mediocridad reinante, nos conformamos con ella. No queremos conseguir imposibles, ¿para qué? Es cierto que se puede disfrutar sin llegar al estrellato, que no merece la pena esforzarse para sentirte bien contigo mismo. Viernes en “Las Palomas Traman Algo”. Quisiera hablaros hoy de un deportista que no dio más de si porque realmente no le apeteció. Su Magia encandiló a una provincia andaluza que lo recuerda con cariño y pasión. Señoras y señores, con todos ustedes: Jorge Alberto González Barrillas, “Mágico” González.

En acción

1982, España. Se celebra en nuestro país el Mundial de Fútbol. Una pequeña nación centroamericana hace historia al clasificarse para la mayor cita del deporte rey. Por aquel entonces, el nombre de nuestro protagonista era jaleado en su tierra, pero seguía siendo un completo desconocido en el continente europeo. Lo que te puede cambiar la vida en tan sólo 3 encuentros. El Salvador no ganó ningún encuentro (Hungría, Argentina y Bélgica). A pesar de ello, Jorge Alberto llamó la atención de muchos clubes por la calidad que atesoraba. El Paris St. Germain iba a cerrar un acuerdo con él cuando decidió por voluntad propia no presentarse a la cita con los franceses y se truncó su traspaso. Gracias a eso, nació un mito en “la Tacita de Plata”.

El Cádiz se hizo con sus servicios en aquel mismo año. Según se estimó, el montante de la operación rondó los 130.000 dólares (para la época no estaba nada mal). Poco a poco, se ganó a la afición amarilla. En El Salvador era conocido como “Mágico” González por las diabluras que era capaz de realizar con un balón. Al llegar a Andalucía, se le siguió llamando de la misma manera. Sin embargo, no todo podía ser de color de rosa. No se dudaba de su calidad, era imposible hacerlo. La indisciplina del salvadoreño era el gran problema que afrontó la entidad gaditana. A pesar de ello, dirigentes y afición permanecieron en principio con los “labios sellados” porque era una maravilla verle en un terreno de juego.

¡Toma tirazo!

Se ha hablado y escrito en muchísimas ocasiones de las salidas nocturnas de “Mágico”. La noche era para él la prolongación del día. Vivía como si no hubiese un mañana. Lo increíble es que su rendimiento no menguaba y que llegó a declarar que “sin salir, no puedo divertirme”. Un caso más reciente es el de Romario, jugador brasileño campeón del Mundo con Brasil en USA´94. Era considerado un Dios en el Barcelona y un Diablo durante su estancia en Valencia por culpa del alcohol y las mujeres. Pero volviendo a Jorge Alberto, el punto más sórdido e inimaginable llegó en un partido del Trofeo Carranza contra el F.C. Barcelona. Iba a ser titular, sin embargo no pudo acudir a tiempo al partido e hizo acto de presencia con el encuentro en marcha. Al descanso, el Ramón de Carranza veía en el marcador cómo los blaugranas se iban ganando. “Mágico” saltó al césped en el segundo tiempo. Venía de dormir muy poco y de una buena juerga. Resultado de ello: metió dos goles y dio otros dos.

La anécdota más famosa que yo conozco sobre este futbolista ocurrió un día con David Vidal (actual entrenador del Albacete Balompié). Estando en un entrenamiento, Vidal se acercó a “Mágico”. No le gustaba nada realizar los ejercicios físicos. Además, fumaba más que el camello de “Camel”. Se sabe que Maradona daba y daba toques a una naranja como si nada. “Mágico” podía tirarse horas golpeando un paquete de tabaco sin que se le cayera al suelo. Dentro de la rumorología, se comenta que el entrenador le dijo que si daba más de 20 toques, le dejaría tranquilo y no le obligaría a entrenar. Cuando por fin consiguió cerrar la boca ante el espectáculo que ofrecía “Mágico” con una caja de tabaco, se dio la vuelta y habló con el resto de futbolistas: “Venga, vamos a entrenar nosotros”. También se narra que el míster iba a buscarlo a las discotecas gaditanas a altas horas de la madrugada para pedirle que, por favor, se fuera a dormir. Como no se levantaba al día siguiente… se le mandó a un empleado del club la tarea de despertarlo todos los días. Todo un personaje.

Y la oportunidad de su vida le llegó en 1984. El Cádiz bajó a Segunda División y veían utópico que su estrella permaneciese en el equipo amarillo. El Barcelona le ofreció una prueba durante la pretemporada para decidir si hacerse con sus servicios o desecharlo. ¿Podría jugar en un club con tanta solera como el catalán junto a Maradona? La respuesta… no. Realizó una gira con los “culés” por América. Estando en un hotel californiano, saltó la alarma de incendios. Todos salieron del recinto… salvo “Mágico”, que se encontraba en su habitación junto a una chica. Así que su gran oportunidad se fue a pique por sus formas y retornó al Cádiz pese a jugar en la categoría de plata.

Dos cracks

Con ese ritmo de vida, era inevitable que llegase el fin de la relación “Mágico”- Cádiz. Se le traspasó al Real Valladolid. En Pucela fue muy vigilado y se sintió agobiado. Decidió por tanto marcharse de nuevo a su país y pensar en su futuro con cautela. Pero tanto le tiraba Cádiz que, como las parejas enamoradas que cortan y se dan una segunda oportunidad, volvió a vestir la elástica amarilla hasta 1991. Lamentablemente, se vio envuelto en un escándalo por intento de violación. No fue el mismo y tomó rumbo a El Salvador donde colgó las botas definitivamente en el año 2000, con 42 años.

Dijeron que tenía más calidad que Diego Armando Maradona, que verle jugar era una delicia. Dijeron que podría haber sido el mejor futbolista del mundo, una institución de este deporte. Dijeron tantas y tantas cosas que, finalmente, se quedaron en el recuerdo. Una afición lo tiene presente, una ciudad lo sigue admirando y el fútbol lo añora por ser tan “mágico”.

CITANDO: “Reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé, pero tengo una tontería en el coco: no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Si lo hiciera no sería yo. Sólo juego por divertirme”, Jorge Alberto González Barrillas, “Mágico González”.

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “La “Magia” nunca se apagó”

  1. dalodandes Says:

    yo tb recuerdo una anecdota estaba yo con mi compañero de clase en la hora del bocata ibamos pa la playa y eso que venia el cadiz para hacer el entrenamiento en la playa. ese dia estaba lluviendo y el mago vio a un barrendero pero el no tenia chubaskero y cogio el magico se hacerco a el y le dio su chubaskero meyba azul que tenia y como si no pasara na se giro y se fue pa la playa con sus compañeros. yo y mi compañero nos kedamos inmovil sin decir ninguna palabra de esta imagen tan solidaria de jorge
    todo una persona con gran corazon

  2. Nico Says:

    Te felicito por el trabajo que has realizado sobre el único Mago que ha tenido el Fútbol.
    Si no fuese tan extrovertido,los cadista no hubiesemos disftutado de su magia,habría sido el más grande ,jugando en un Madrid,Barcelona u otro grande de Europa,pero él era así el fútbol era su diversión y no su profesión.Hasta el mísmisimo Maradona lo quería tener jugando a su lado.Hoy en día sería como un Messi o un C.Ronaldo.
    Recuerdo un partido en el que me colé, durante el descanso subiendome por una cuerda,jugamos contra el racing de Santander y a mitad del segundo tiempo ,metió un autántico golazo zafandose de cuatro contrarios y desde el borde del área le hace una vacelina al poretro,y este se fué hasta el centro del campo felicitarle.
    Fuera del campo también era un mago ayudando a muchos necesitados.Una mañana al salir de su apartamento para ir a entrenar vió a un indigente que estaba descalzo ,le dió sus zapatillas y se fué andando descalzo hasta el estadio.
    Adoraba a los niños ; en algunos entrenamientos que no podía entrar nadie a verlos agarraba al portero y toda la chiquillería se metía en el estadio.
    Los cadistas que hemos tenido el honor de verte jugar, nos sentimos muy afortunados de contemplar al más grande del balompié.
    Tu Magia siempre estará presente entre nosotros

    Un Magiquista

  3. Sara Says:

    Manu me has dejado con los pelos de punta de verdad…. me he emocionado y todo!!! Este hombre significó muchisimo para los cadistas. Y al igual que es el ídolo de mi padre también es el mío porque me he criado con historias sobre él. De verdad muchisimas gracias por este maravilloso honor=)

    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: