BARES CON O SIN HUMOS…

by

Hace un par de años se decretó una ley que obligaba a los restauradores españoles a, en caso de tener un local de menos de cien metros cuadrados, elegir si se podría o no fumar en ellos; en caso de que tuviese más de cien metros cuadrados, deberían habilitar una zona para fumadores, y otra para no fumadores… Hasta ahí todo relativamente lógico dentro de la cruzada (que yo apoyo al menos) de la ministra de Sanidad Elena Salgado contra el tabaco.

La ministra salgado, a la izquierda, meditando cual será la nueva medida que puede tomar para preservar la salud contra el tabaco…

No es descartable que estuviese pensando así mismo en porque había ido      al   Concreso de los diputados cuando realmente podría darse de baja como buena político española y librarse de tan pesada tarea…

Con la entrada del nuevo año, se pretende dar un paso más, y prohibir fumar en los bares, como ya sucede en los lugares públicos o estatales, tales como estaciones, colegios, etc.

Esta medida no está exenta de polémica, y traerá debate para largo tiempo por diferentes cuestiones, la primera de ellas es que los dueños de locales que hace un par de años realizaron reformas para habilitar sus bares o restaurantes se encuentran ahora con que su inversión ha sido en balde, pues la prohibición será absoluta tras la nueva ley. Estos se preguntan quién les va a devolver la inversión que realizaron, a lo que el gobierno hace oídos sordos…de momento.

La segunda razón, que para mí es la más importante de todas es el tema económico, basado en el fundamento de que el tabaco y las loterías son los dos mayores ingresos de la hacienda pública, y si al paso que vamos se prohíbe fumar también en bares, las ventas disminuirán, tanto en lo que a tabaco se refiere (afectando al Estado) y en lo que a consumo en bares pues muchos fumadores dejarán de ir o visitarán menos los locales en los que antes podían fumar cuando en su casa o en su trabajo se lo impedían. Los hosteleros se quejan de la medida, y no sin razón parece, pues la lógica da que pensar lo mucho que afectará esto a la ya maltrecha economía española.

La tercera razón es una más abstracta, aunque así mismo visible, y es que desde hace muchísimos años el humo del tabaco y los bares han ido de la mano, y eliminar ese binomio tal vez sería eliminar una de las uniones que más interesa a todo el mundo.

Dice esto una persona que se declara absolutamente en contra del tabaco, que no se plantea fumar ni siquiera por una apuesta y que desearía de corazón la desaparición del tabaco de nuestra sociedad. Pero una cosa es el corazón, y otra la cabeza, y la lógica nos dice varias cosas en este tema. Primera de todas, el tabaco no puede ser prohibido, es un vicio aceptado socialmente, con una enorme tradición en la sociedad española y pese a que se puede intentar paliar su difusión o su aceptación, la fuente de ingresos tan enorme que surge del tabaco impide cualquier medida eficaz contra el mismo. Si actualmente también nos paramos a pensar, esta idea anterior está siendo combatida y el tabaco no es tan rentable como puede parecerlo por beneficios netos, pues los costes en sanidad derivados de sus daños cada día son más elevados, y si esto sigue así, con los años el tabaco puede llegar a ser un lastre económico y no una fuente de ingresos, pero como aún no se ha llegado a tal extremo, pues tampoco viene a cuento decir nada más.

Para mí, la esencia de la cuestión sobre si se debe o no prohibir el tabaco en la hostelería española reside en que, por mucho odio que los no fumadores tengan al tabaco, a un bar tú entras, por regla general, voluntariamente. Sabes lo que encontrarás en un bar, toda la vida ha sido así, humo y alcohol, y si no quieres, pues no entras, nadie te obliga, ni tienes el deber de ir como debes entrar en un centro sanitario, o en un colegio, de modo que los fumadores pueden argumentar la libertad que tienen ellos de fumar en locales de esa tradición, y como la prohibición sería una censura a un bien de consumo que pese a lo dañino no es ilegal, pues se llevaría a una censura del todo ilógica dentro de un sistema democrático como el que actualmente se da en España.

El debate está servido, esta es sólo una opinión más de las muchas que se pueden encontrar, yo particularmente, muestro mi oposición a eliminar el humo de los bares, pese a que me encantaría que así sucediese, pero la historia y la forma de funcionar humana me dicen, especialmente en el caso español, que muy complicado será que esto suceda antes de que pasen aún varios lustros de concienciación del verdadero daño que hace el tabaco…

Por último, y sin que sirva de precedente, quiero elogiar la actitud de Elena Salgado, ministra del Sr. Zapatero, que si bien lucha en una batalla complicada, no se rinde y aunque cometiendo errores (obligar a reformar bares para luego prohibir el tabaco en los mismos…) está luchando como debe hacerse en esta sociedad moderna contra uno de los males que a unos años vista más se cebará con una población que si bien ya no se ve afectada por enfermedades que antaño causaban estragos, tiene en los accidentes de tráfico, el S.I.D.A (Síndrome inmunodeficiencia Adquirida) y el tabaco los tres elementos causantes de mortalidad más importantes, combatirlos es tarea de todos, pero especialmente del gobierno, que será quien más armas posea para ello, por esto, en esto sí que apoyo a este gobierno y espero que si cambia en 2012 el residente en Moncloa, o no lo hace, continúe la concienciación contra los “malos humos”, pues sólo con educación y concienciación (perdonen que me repita pero esta es la clave) se podrá pensar algún día en la desaparición de este vicio…

P.D.: Como verán, al menos yo lo veo, me contradigo en mis ideas, bendita contradicción que nos hace avanzar, al menos a mi me hace avanzar…

Frase célebre…

“Querían una guerra de exterminio, pues tendrán una guerra de exterminio” Iósef Dzhughashivili, Stalin. En alusión a lo sangriento de la campaña de la Alemania Nazi contra su país. Bien podría esta frase servir en una extrema lucha antitabaco…

Horacio Almenara Moral…(por cierto, escribo como ezmaho, porque no sé ponerlo con mi nombre…xD)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

4 comentarios to “BARES CON O SIN HUMOS…”

  1. Puestos a censurar… « Las palomas traman algo Says:

    […] más del necesario. Lo primero, soy, como algunos sabrán por otra entrada que hice hace un tiempo (aquí os la dejo)que soy un claro partidario de la desaparición del tabaco, pues lo considero un vicio […]

  2. Marta Says:

    Estoy de acuerdo con que los no fumadores no se quieran perjudicar con el humo del tabaco, pero considero que se puede optar a otras soluciones que no molesten a nadie. Como mantener las zonas separadas, mayores extractores de humo… Por ello he firmado en http://www.prohibidoprohibir.org. Para que se busquen otras soluciones que no perjudiquen a nadie

  3. ezmaho Says:

    Me ha matado lo de los humos, golazo…

    Yo no estoy de acuerdo conmigo mismo, es lo que tenemos…

  4. Bianca Says:

    Sabes que no estoy muy de acuerdo con algunas cosas… pero tienes razón. Tristemente. =/

    Me ha gustado esta entrada!! Espero que no se te “suban los humos”…

    xD

    Ánimo a los treees!!! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: